10 de mayo de 2021, 10:36:37
Nacional

en toledo


Manifestación de agricultores para reclamar soluciones a la crisis del sector



Una vez más se confirmó el 'baile de cifras' entre organizadores y autoridades, pues si ASAJA cifró entre 4.000 y 5.000 el número de asistentes, la Policía Local confirmó que fueron 2.500, y la Delegación del Gobierno habló de 2.000.

No obstante la manifestación transcurrió sin incidentes, y tras subir a la Delegación del Gobierno a entregarle un manifiesto, concluyó en la Plaza del Ayuntamiento con la intervención del presidente nacional de ASAJA, Pedro Barato, rodeado de la cúpula regional y de ovejas.

Barato comenzó su discurso agradeciendo el papel de las mujeres, de los mayores, y de las organizaciones provinciales que organizaron el acto de hoy, y lanzó un mensaje claro y directo: "Que de una puta vez nos hagan caso en esta región, especialmente a los ganaderos que son los que más problemas tienen".

Muestra de ello, el presidente nacional de la organización agraria explicó que mientras a un ganadero le pagan 26 euros por un cordero, el kilo de chuletas en la carnicería cuesta 20 euros, añadiendo que así no se puede mantener el sector ganadero. Por ello, dijo que es necesario establecer un doble etiquetado, que contenga el precio que le pagan al agricultor y lo que paga el consumidor, "porque es un robo que se está produciendo con el consentimiento de los dirigentes políticos".

Continuó Barato reclamando el desacoplamiento total de la Política Agraria Común "y que nos den el dinero para que nosotros hagamos lo que nos de la gana", como en el caso del olivar, que desde la aplicación de desacoplamiento ha aumentado la producción y el número de hectáreas de cultivo en la región.

Agua sin enfrentamientos
En la lista de peticiones de los ganaderos convocados por ASAJA se encontraba también el agua, recurso que Castilla-La Macha necesita "pero sin enfrentamientos", para producir y vivir.

A renglón seguido, Pedro Barato aludió en su intervención a la dimisión del presidente de la Confederación Hidrológica del Guadiana, Enrique Calleja, asegurando no saber si calificar de "buena o de la mala" la noticia, "porque no sabe si ha dimitido o ha sido cesado".

"Queremos personas normales y corrientes al frente de las Confederaciones", dijo Barato, después de la larga lista de nombres que han pasado por la Confederación, y "queremos sobre todo no tener más altercados por el tema de los pozos".

"Algunos pueden quitar la sal", prosiguió, pero los recursos de esta zona son limitados, reclamando por tanto que se recarguen todos los acuíferos de La Mancha Central. "Pero al Gobierno le da vergüenza" apostilló el presidente nacional de ASAJA.

A continuación criticó que el Gobierno central haya cambiado la denominación de trasvase por conducción, al riego de socorro que va a llevar a Barcelona, y reclamó infraestructuras hidráulicas para recargar los pozos, y poder regar.

Vino e inmigrantes
Se refirió también a otro de los problemas que sufre el sector en la región, como es la contratación de mano de obra. En opinión de Pedro Barato, los inmigrantes son "la solución", "pero los papeles hay que hacerlos de otra manera, porque cuando se acaba el trabajo que hacen esas personas que viven en nuestros pueblos".

Habló también de la OCM del vino, y aseguró que se arregla "vendiendo y bebiendo más, y que se dejen de desarrollo rural y que pongan el dinero para el agricultor".

Reclamó un gasoil profesional para los trabajadores del campo, "porque cuanto más caro está el gasoil, más se beneficie el Gobierno, añadiendo que "nos están explotando porque no somos autónomos, somos trabajadores por cuenta ajena de estos explotadores".

Por último se refirió al cambio de nomenclatura del Ministerio que ha pasado de ser de Agricultura, Pesca y Alimentación, a ser de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. "Nos han quitado hasta el nombre para meternos en una jaula de grillos, qué nos van a explicar de medio ambiente si somos los que estamos todos los días en el medio y en el ambiente".

Criticó también a los ecologistas "que no han pisado el campo en su vida y viven a costa de nosotros ", y exigió "medio ambiente para los que vivimos de ello, y no para el trabajador de Telefónica que pisa el pueblo el fin de semana".

No quiso finalizar su intervención sin poner una tarea a los asistentes: "que regreséis a vuestro pueblo con la cabeza muy alta y decir a los que se han quedado allí, que esa no es la manera de resolver los problemas. Las cosas se arreglan en libertad y democracia, aunque no haya ningún partido que tenga política".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es