12 de mayo de 2021, 9:58:47
Sociedad

MANIFESTACIÓN EN MADRID


La ganadería, un problema de subsistencia



Los ganaderos españoles no saben de qué manera afrontar la crisis. La subida de los precios de los cereales a nivel internacional ha desencadenado una espiral de inconvenientes que no deja levantar cabeza ni a los productores de materias primas, ni a los fabricantes de pienso y mucho menos a los responsables de la producción ganadera. El resultado lo nota directamente el consumidor cuando va al mercado a comprar carne. Muchos se preguntan, ¿cuál es la solución a este problema?

El sector ganadero nunca se había visto sumido en una crisis similar, a pesar de que no es la primera vez que se produce una subida desorbitada de las materias primas para fabricar pienso (hubo otra similar en 1990). Los más pesimistas creen que esta dinámica de precios provocará la pérdida del grueso de la ganadería española. Pedro Barato, Presidente de ASAJA, considera que ningún gobierno se ha atrevido a corregir el desfase que hay entre los precios percibidos por el agricultor y los precios pagados por el consumidor. El sector agrario está acostumbrado a las inclemencias del clima, los cambios en la política agraria e incluso a eventualidades como el virus de la Lengua Azul, y siempre se ha adecuado a las circunstancias. “Pero ahora no le han dejado hacer las cosas”, asegura Barato, “ningún ganadero destruye o reduce drásticamente su cabaña ganadera de forma caprichosa sino porque no es rentable, de seguir así con esta política de precios algunos sectores tienen un verdadero peligro de no subsistir en nuestro país.” El campo no se puede trasladar a otro país y si se abandona cuesta varias generaciones recuperarlo. El gobierno es el responsable de que esto no ocurra, según el Presidente de Asaja.

El origen del problema

España es actualmente el segundo país productor de ovino después de Reino Unido, aún así hemos pasado de tener 21 millones de ovejas a tener 16 millones. ¿Por qué se reduce el ganado? La mayor parte del cereal que consume la industria agroalimentaria española es importado y solo en 2007 algunos países han venido a España a comprarlo. Normalmente siempre ha habido remanente por la amplia producción de países como Brasil y Estados Unidos, pero el auge de las energías renovables y la fabricación de biocombustibles ha generado un nuevo comprador habitual de cereal que antes no existía (si en julio de 2006, la UE disponía de un stock de 14 millones de toneladas de cereales, en julio de 2007 esa cantidad se redujo un 82,5%, hasta los 2,4 millones de toneladas).

Ahora no queda stock de cereales y se vende al mejor postor. El cereal forma parte de las materias primas fundamentales para la fabricación del pienso animal. El incremento de su precio eleva el coste de los piensos. Al ganadero le cuesta más mantener a sus animales, tanto que no le conviene producir y reduce su ganadería. Al haber menos ganado, su precio al mercado incrementa.

Las posibles soluciones

Pedro Barato, además de presidente de unas de las organizaciones agrarias más importantes de este país, es ganadero. Proviene de un pueblo de 38 habitantes de Ciudad Real, asegura conocer bien las quejas de sus vecinos, la mayoría ganaderos. “Es muy difícil de explicárselo” dice Barato. Durante años el sector ganadero ha estado muy oprimido económicamente pero los tiempos cambian y ahora necesitan gastar como los demás. Desde ASAJA plantean como alternativa la creación de una ley de comercio por la cual esté prohibido vender por debajo de los costes de producción. Este tipo de norma o el control del doble etiquetado de los productos podrían suponer un paso adelante en la transformación de los precios agrícolas.

El colectivo de fabricantes de pienso no comparte esta alternativa. Juan Ramón Ruiz, propietario de una fábrica de piensos en Zafra (Badajoz), considera que una ley de este tipo perjudicaría a la exportación de nuestro país, a pesar de que en este mercado la postura de España es importadora. “Si ponemos barreras a la venta de productos para evitar la subida de los costes tendríamos problemas a nivel comunitario con el resto de países” asegura Juan Ramón Ruiz. España es el tercer productor europeo de piensos compuestos por detrás de Francia y Alemania. Esta industria da empleo a 14.000 personas. Deberá ser el gobierno quien lidie con este desequilibrio y quien solucione la dramática situación de los ganaderos.

La inoportuna Lengua Azul

Por si fuera poco, la enfermedad de la Lengua azul tampoco ha dado tregua a los ganaderos. El mosquito culicoide ha saltado de provincia en provincia a sus anchas en 2007. Los ganaderos están advertidos de que se avecina una nueva cepa. La solución es la medicina de la prevención. Esperan que esta vez preparen la vacuna a tiempo antes de que llegue, ya que vacunar cuando se tiene el virus encima es arriesgarse a perder una buena parte de la cabaña.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es