19 de enero de 2020, 20:44:11
Opinion


Penaltis y estética

Miguel Ors


El gol es la balanza de la Justicia del fútbol. Gana el que más goles marca. El Manchester United del incombustible y masticador convulsivo de chicle Sir Alex Ferguson se impuso al Chelsea del millonario Abramovich (la fortuna número 15 del mundo) en la tanda de penaltis.

-La tanda de penaltis es la injusta cara y cruz del fútbol. Es el azar.

Comprendo que el entrenador del derrotado Chelsea, Avram Grant, de quien se dice que es más político que sabio en fútbol, diga eso. Comprendo su decepción y tristeza…

-Dominamos más y estrellamos dos balones en los palos -lagrimea...

El fútbol es también eso: balones al poste, pifias (Cristiano Ronaldo, Terry y Anelka en las series de penaltis), pugnacidad no premiada, dominio infructuoso, fallos de vista del árbitro y azar, sobre todo azar, que el azar, como narra en una de sus formidables películas Woody Allen, existe."Dios y el azar: no se ven, no se palpan, no son comprensibles para la razón, pero existen. Negarlo es una necedad de la razón".

En fútbol está casi todo enviado. O todo. El fútbol, sin embargo, sigue siendo hostil a la tecnología moderna. Repudia el "ojo de halcón", que tanta justicia añadiría al fútbol. Los "sabios" de la FIFA, conservadores (el fútbol es un deporte conservador), opinan que el "ojo de halcón" despojaría al fútbol del ingrediente de la discusión, de la que vive el fútbol entre partido y partido. Bueno.

Con lo que no estoy de acuerdo es con la "irracionalidad" de las tandas de penaltis tras l20 minutos (con el tiempo de prórroga) de soltar patadas y vaciar de aire los pulmones. A las tandas de penaltis los jugadores llegan exangües, más muertos que vivos: de ahí los fallos estrepitosos en la ejecución de los lanzamientos. En estas grandes y decisivas finales, o sobra el tiempo de prórroga o sobra el "suspense" de los penaltis. La prórroga de ayer era, estéticamente, un deprimente escaparate de poco menos que comatosos: calambres, pechos asfixiados, ojos desencajados, bocas abiertas...

Convendría, se me ocurre, que los "sabios" de la FIFA reflexionasen sobre estos cuadros tan agónicos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es