19 de septiembre de 2021, 21:47:53
Nacional

EL IMPARCIAL ENTREVISTA AL EXMINISTRO DE DEFENSA Y EXPRESIDENTE DE LAS CORTES


"Debe haber una celda para corruptos y al lado otra para calumniadores"

Alberto López Marín

José Bono responde sobre 'Diario de un ministro'. Por Alberto López Marín


¿Cuál es, a su juicio, el acontecimiento más relevante que narra en el libro?

Un diario recoge muchos acontecimientos: 11-M, Yakovlev, Estatuto de Cataluña, el arresto del general Mena...

Lo dedica "a la memoria de los 62 soldados que murieron el día 26 de mayo de 2003 cuando regresaban de Afganistán en el Yakolev 42". Detalla hechos muy graves, no compatibles al menos con que el entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, sea embajador de España en el Reino Unido.

Si en vez de haber muerto 62 soldados hubieran muerto 62 jueces o 62 diputados, habría culpables condenados y no indultados. Probablemente, los responsables políticos no hubieran sido premiados con cargos públicos.

¿Cómo explica ese desenlace?

Me resulta incomprensible e indignante. Un perito de la compañía propietaria del Yakovlev dijo que "no debió volar". El comandante Ripollés, antes de subirse al avión donde murió, comunicó por escrito que le iban a hacer "subir a un avión que con solo verle las ruedas daba taquicardia". Se pagaron del presupuesto público 149.000 euros y el avión costó 38.500. ¿Dónde está el resto del dinero? Estas preguntas no han sido respondidas; no señalo con el dedo a nadie, no me corresponde, ni soy el juez ni el fiscal, simplemente describo una realidad que ha quedado penal y políticamente impune.

"Los costaleros de Podemos son los prevaricadores, los corruptos y los que presumen de honorables sin serlo".


¿Es así la política? El libro está plagado de reuniones en secreto, de llamadas privadas, de favores. ¿Entiende que esto pueda enfadar al ciudadano?

He querido poner en letra grande la letra pequeña de la política, y que los ciudadanos se percaten de la realidad. Este es un libro honesto y quiere ser un homenaje a la transparencia en el servicio público. He querido mostrar la realidad de la política sin zonas de sombra, y además creo que este modo de mostrar la realidad es más leal con el sistema constitucional que el oscurantismo de aparentar lo que no se es. Los verdaderos costaleros de Podemos son los prevaricadores, los corruptos y los que presumen de honorables sin serlo.

¿Se ha topado con muchos así?

En términos generales, lo que me he encontrado en política es gente buena. En este colectivo se dan características parecidas a las que pueden encontrarse en cualquier otro, lo que ocurre es que hay males que deben ser resueltos. Por ejemplo, creo que la ley electoral debe cambiarse de manera inmediata; supondría quitarle poder a las cúpulas de los partidos y acercar los electos a los electores.

¿Mandan mucho los ex en el PSOE? ¿Cuál es el peso de Felipe González o el suyo?

Yo, desde luego, ni tengo ni quiero tener influencia en las decisiones que corresponden a los órganos de mi partido. Cuando me piden opinión, la doy con sinceridad. Personas como Felipe González, que han sido personajes punteros y sobresalientes, creo que deberían ser escuchados.

¿Pedro Sánchez trabaja con plena autonomía?

Por el modo en que ha sido elegido, un procedimiento de primarias, su poder es extraordinario. El órgano colegiado que preside, que es la Ejecutiva, es un colectivo cooptado.

¿Le convence el resultado de la renovación en el PSOE desde la marcha de Alfredo Pérez Rubalcaba? ¿Es definitivo?

Si, pero un partido como el PSOE no puede solazarse nunca en el inmovilismo.

Elecciones andaluzas: "Susana nos ha dado una satisfacción extraordinaria".


¿Está satisfecho con la victoria en Andalucía?

Muy satisfecho porque desde 2008 no teníamos una alegría electoral similar. Susana nos ha dado una satisfacción extraordinaria y espero que nos impulse a seguir ese ejemplo para hacer realidad nuestros programas solidarios.

En la presentación del libro a la prensa, abogó por que sea Ferraz donde se marque la línea a seguir en materia de pactos.

El PSOE no es un partido confederal, y hay decisiones que se pueden tomar en ámbitos locales y hay otros que, tradicionalmente, corresponden al órgano federal. La política de pactos puede ser una de ellas, pero no estoy dispuesto a dar lecciones a nadie. Si cambian el criterio, me guste más o me guste menos, lo aceptaré.

¿Podrá Díaz gobernar en minoría?

El resultado le permite gobernar sin necesidad de coalición, eso es evidente.


Cataluña: "Se ha creado un sentimiento de agravio entre gentes de buena fe que será complicado pero necesario superar".

De vuelta a los ex: ¿fue Rodríguez Zapatero un presidente débil frente al nacionalismo?

Zapatero y yo tenemos un nivel importante de afecto, pero es evidente que no coincidimos en el modo en que fue tratado el Estatuto de Cataluña. Yo creía que era una pretensión de los dirigentes catalanes y no de la ciudadanía. De hecho, puede leer en mi libro una encuesta en la que, según la Generalitat de Cataluña, la preocupación por el Estatuto ocupaba el puesto 24 entre las preferencias de los catalanes. Pero, a base de repetir la monserga de que España roba a Cataluña ha llegado a crearse un sentimiento de agravio entre gentes de buena fe que será complicado pero necesario superar. La solución, desde mi punto de vista, no puede ser la secesión e Cataluña, eso sería un desastre para Cataluña y para España.

¿El "verdadero problema" era Pasqual Maragall?

Maragall fue uno de los impulsores del Estatuto. Por cierto, él dijo que no mereció la pena haber trabajado tanto para el resultado obtenido y además presidió un Gobierno cuyo socio principal, ERC, no votó a favor del Estatuto en el referéndum, lo cual no deja de ser llamativo y elocuente.


Ejército: "La disciplina mal entendida puede ser caldo de cultivo para situaciones no deseables".

Sobre su papel como ministro: ¿comparte el funcionamiento del Ejército pese a la limitación de derechos?

En los ejércitos, por su propia naturaleza, rige el principio de jerarquía y de disciplina. En todos los ejércitos del mundo democrático, cuando una persona entra sabe que sus derechos quedan voluntariamente autolimitados. Normalmente, no se admite el derecho de sindicación ni un derecho ilimitado de libre expresión. Esto no significa que no sean democráticos los ejércitos. Ahora bien, estas limitaciones deberían ser compensadas con la atención preferente y tuitiva por parte de los mandos con el fin de que no se produzca ninguna violación de derechos. La disciplina mal entendida puede ser caldo de cultivo para situaciones no deseables.

Otro nombre propio en el libro es José María Aznar. Le pido un perfil.

El modo en que acabó su Gobierno, propagando la gran mentira sobre la autoría del atentado del 11-M, probablemente le haya marcado. Negar la verdad con interés electoral y favorecer la deslegitimación democrática del Gobierno de Zapatero ha dejado secuelas tóxicas muy peligrosas; parecía que contra el PSOE todo valía, incluso aplaudir la frase de que Zapatero llegó al poder subido en un tren de Cercanías.

¿Qué opinión le merece la sensación de no pocos ciudadanos indignados de que políticos que vienen de la Transición o los de su generación han vivido mejor o a costa de los gobernados, que van de gran empresa en gran empresa o atesoran fortunas?

La corrupción debe ser combatida con el máximo rigor, con la máxima transparencia. En las cárceles debe haber una celda para los corruptos y justo al lado otra para los sicofantes y los calumniadores, que los hay en España; incluso, abundan entre los extremistas.


"Destacar a Felipe por las puertas giratorias tiene mucho de demagógico".

¿Puede afirmar, pese a mucho de lo que puede leerse en el libro, que los grandes políticos en España han conocido a los españoles y han trabajado por ellos?

Sí. La generación que realizó el proceso de la Transición con Adolfo Suárez, Felipe González y Santiago Carrillo a la cabeza, merecen respeto desde el punto de vista político y personal. Destacar a Felipe por las puertas giratorias tiene mucho de demagógico. La legislación española prohíbe ocupar cargos en empresas privadas durante los dos años siguientes a dejar un cargo ejecutivo. Los más exigentes hablan de extender el periodo de incompatibilidad a cinco años. Quizá deberían ir más allá: ¿por qué no lo proponen para toda la vida? De ese modo se encaminarían hacia el error que quieren evitar: la creación de una casta de políticos que serían políticos toda la vida, porque quien no tuviera autonomía personal para no depender de la política dependería de por vida de la política.

"Un ministro de Defensa no patriota es como un ministro de Economía que no sabe sumar". ¿Qué es el patriotismo?

Es un doble sentimiento: de pertenencia a una colectividad y de solidaridad con la colectividad a la que se pertenece. No considero patriota a quien no es solidario.

¿Y socialismo?

Socialismo es libertad y es solidaridad: atender al que más lo necesita, al más desamparado.


"El PSOE ha tenido la tentación de querer ganar a los nacionalistas pero no siempre en votos".

¿Se ha desviado el PSOE de sus principios en algún momento?

El PSOE ha tenido la tentación de querer ganar a los nacionalistas pero no siempre en votos, sino a veces incluso en nacionalismo. Eso, en algunos territorios, lo hemos pagado. Un segundo error creo que ha sido desdibujar nuestra imagen de partido nacional. En cada región el socialismo se llama de una manera distinta; solamente lo llamamos 'PSOE' en Ferraz.

¿Tiene más amigos o más enemigos en política?

La inmensa mayoría de mis amigos han surgido en el ámbito de la política porque es donde he desarrollado gran parte de mi vida. Mis enemigos han surgido fundamentalmente del odio político y normalmente los tengo colocados en la extrema derecha.

¿Algún nombre propio?

No, no hace falta que ensuciemos su publicación con el nombre de algún sicofante. Si le hablo de enemigos es porque usted me pregunta, pero yo con quien vivo a diario es con mis amigos.

¿Qué le ocupa en la actualidad?

Soy abogado. Estuve en un despacho y ahora ejerzo por mi cuenta. Asesoro a mis clientes, escribo libros y ordeno mi archivo documental y fotográfico para donarlo a una institución pública.

¿Echa algo de menos?

Cuando voy a cumplir 65 años, como se puede imaginar, estoy pensando en estar tranquilo.

Se le ve rejuvenecido.

Muy amable. Es que la política tensiona y eso se acaba notando.

¿Queda mucho por contar? ¿Habrá más libros?

Sí, tengo un tercer libro. Aún no hemos cerrado con la editorial Planeta, pero estamos en ello.

¿De qué tratará?

El tercero será sobre mi etapa de presidente del Congreso de los Diputados.

Hasta entonces.

Si Dios quiere.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es