5 de diciembre de 2019, 21:53:43
Deportes

GRAN PREMIO DE CATAR DE MOTOCICLISMO


Rossi abre fuego en una jornada sin brillo español

Efe

Es la primera vez en los últimos doce años que no hay un piloto nacional en el podio.


El campeón del mundo, el español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), se tuvo que conformar con la quinta posición tras protagonizar una espectacular remontada desde la última posición de la carrera, en la que Andrea Dovizioso y Andrea Iannone ocuparon las restantes plazas de podio y el español Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1), que fue líder durante unas cuantas vueltas, acabó cuarto.

Esta es la primera vez en los últimos doce años que no hay un solo piloto español en alguna de las posiciones de podio.

Primer golpe de efecto nada más comenzar la carrera de MotoGP, pues el doble campeón del mundo en título Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) cometió un error que le hizo salir de pista y regresar a la misma, sin caerse, en la última posición, mientras por delante el autor del mejor tiempo de entrenamientos, el italiano Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP15), era quien marcaba el ritmo.

Márquez se vio obligado a iniciar una remontada que en esta ocasión se antojó mucho más complicada en su objetivo final por la gran igualdad exhibida por la mayoría de los pilotos durante las jornadas de entrenamientos.

Con Dovizioso en cabeza, Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V) tampoco estuvo demasiado acertado en las primeras curvas de carrera y cayó hasta la novena posición, en tanto que Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1), que no pudo pasar del sexto lugar de entrenamientos, se puso líder de la carrera en el segundo giro, cuando Márquez ya ocupaba la duodécima plaza.

Lorenzo comenzó a tirar en cabeza de carrera y su ritmo sólo lo pudieron seguir las dos Ducati Desmosedici oficiales, las de Andrea Dovizioso y Andrea Iannone, en tanto que otra Ducati, la del equipo satélite con el colombiano Yonny Hernández al manillar, era cuarto en cabeza de un nutrido grupo en el que ya estaba todos los favoritos de la prueba.

En el cuarto giro el italiano Valentino Rossi cambió las tornas al poner su Yamaha YZR M 1, en el cuarto lugar tras doblegar a Hernández, a quien también superó Dani Pedrosa, que iba pegado a su rebufo, pero el campeón del mundo ya estaba casi pegado a ellos.

Rossi logró un giro después la vuelta rápida de carrera y con ello se acercó al trío de cabeza poco a poco, hasta ponerse tras el rebufo de la Ducati de Iannone en la séptima vuelta, mientras Márquez ya era séptimo al doblegar no sin ciertos apuros a Yonny Hernández.

Lorenzo tuvo que ceder el liderato en la octava vuelta y a final de recta frente a la velocidad punta de la moto de Dovizioso, para pegarse a su estela en un claro intento de no perder contacto con él en ningún momento con lo que se inició un tenso tira y afloja en ese cuarteto de pilotos que fue aprovechado por el piloto de Repsol Honda para recortar en seis décimas la distancia con ellos.

Los adelantamientos se convirtieron en la norma general en esa segunda parte de la carrera, el primero de ellos el de Rossi a Iannone para alcanzar la tercera posición y el siguiente en relevancia el de Márquez a su compañero en el equipo Repsol, Dani Pedrosa para dejar así el camino expedito al campeón del mundo en su intento de alcanzar al cuarteto líder.

A tres vueltas del final nuevo golpe de efecto, en esta ocasión de todo un Valentino Rossi que doblegó a Andrea Dovizioso para ponerse primero, aunque su rival y compatriota intentó recuperar la posición de todas las maneras posibles mientras Marc Márquez estaba a cuatro segundos de ellos.

Las vueltas finales fueron una pelea entre Rossi y Dovizioso que se resolvió en favor del nueve veces campeón del mundo, que supo aprovechar la frenada de su moto frente a la velocidad de la Ducati de su rival.

Márquez acabó quinto, por delante de Dani Pedrosa y con Pol Espargaró (Yamaha YZR M 1) en la novena posición, con su hermano Aleix undécimo sobre la nueva Suzuki GSX RR y Maverick Viñales y la segunda Suzuki decimocuarto.

Héctor Barberá logró situar en los puntos su Ducati Desmosedici con el decimoquinto puesto y no pudo acabar la carrera Álvaro Bautista (Aprilia RS-GP), quien tuvo que abandonar tras un toque inicial con Marc Márquez.

El alemán Folger se impone en una prueba plagada de percances

La salida de Moto2 resultó mucho más complicada de lo que muchos de sus protagonistas podían esperar, si bien el único hecho irrefutable fue que el británico Sam Lowes (Speed Up), que había marcado el mejor tiempo de entrenamientos, también fue el más rápido al apagarse el semáforo.

"Tito" Rabat que había salido muy bien, comenzó a sufrir contratiempos nada más llegar a la primera curva, en la que iba tercero pero otro piloto se le coló por dentro y le obligó a abrirse y algo más tarde un nuevo toque con otro rival le hizo levantar la moto para evitar la caída con la consecuencia de que al término del primer giro era octavo.

En cabeza, el ritmo impuesto por Sam Lowes sólo lo pudo seguir el francés Johann Zarco (Kalex), que se pegó al rebufo de la moto de su rival y en apenas dos vueltas rompieron por completo la carrera, en la que los percances también perjudicaron los planteamientos de Alex Rins (Kalex) o Alex Márquez (Estrella Galicia 0'0 Kalex), que a las primeras de cambio se vieron muy alejados del grupo principal.

A ritmo de vuelta rápida Lowes y Zarco se fueron de sus rivales, entre los que se formó un trío integrado por con el belga Xabier Simeón, el italiano Franco Morbidelli y el alemán Sandro Cortese.

En la tercera vuelta se produjeron múltiples incidentes que cambiaron el signo de la carrera, primero se fue al suelo Sam Lowes, que intentaba no perder la estela del francés Johann Zarco; en la frenada de final de recta "Tito" Rabat se tocó por detrás con la moto del italiano Simone Corsi y ambos acabaron por los suelos, como poco después lo hicieron también Luis Salom (Kalex) y Axel Pons (Kalex).

Pons entró completamente colado en una curva y embistió por detrás a Salom, con el resultado de que ambos acabaron fuera de carrera, aunque sin daños físicos considerables para ninguno de los pilotos, que sí se tuvieron que retirar.

Al frente de la carrera se quedó completamente solo el francés Johann Zarco, quien se encontró con más de cuatro segundos de ventaja sobre el dúo perseguidor formado por el alemán Jonas Folger (Kalex) y el belga Xabier Simeón (Kalex).

Mientras, Ricard Cardús (Tech 3) era el mejor español en la séptima plaza y Alex Rins y Alex Márquez recuperaban terreno para colocarse décimo y decimocuarto, respectivamente, en la quinta vuelta y ganar ambos un puesto poco después.

El resto de la prueba fue una lucha constante por intentar alcanzar al líder de la carrera, con una serie de parejas "enfrascadas" en sus peleas personales pero con el claro objetivo de enjugar las diferencias respecto a sus antecesores.

Zarco mantuvo en todo momento una ventaja más que tranquilizadora de en torno a los cuatro segundo sobre Jonas Folger y algo más respecto a Xabier Simeon y tras éste se formó un quinteto con Morbidelli, Cortese, Thomas Luthi, Mika Kallio y Alex Rins, que enlazó con estos pilotos a escasamente tres vueltas del final y con un ritmo trepidante.

Y si la carrera empezó con sorpresas tampoco iba a concluir sin alguna más, pues el francés Johann Zarco tuvo algún problema mecánico y el despiste para localizarlo casi le lleva a estrellarse contra el muro en la recta de meta, momento que aprovecharon tanto Folger como Simeon para superarlo.

A partir de ese momento Zarco comenzó a perder posiciones paulatinamente y sobre la bandera de cuadros se tuvo que conformar con la octava posición final.

Folger "se encontró" con la victoria, por delante de Simeon y del suizo Thomas Luthi, quien tuvo que emplearse a fondo para cerrar todas las puertas a un ambicioso Alex Rins, que protagonizó una sensacional remontada tras los problemas iniciales y después de doblegar al cuarteto hasta el que llegó tuvo que conformarse con una excelente cuarta posición en la carrera de su debut en Moto2.

Más atrás, en la undécima posición, concluyó Alex Márquez, mientras que Ricard Cardús, que estuvo más adelante durante toda la prueba se fue al suelo casi al final y no pudo concluir la carrera.

Julián Simón (Speed Up) fue el último español clasificado en la decimotercera posición.

Masbou vence por apenas 27 milésimas de segundo en un espectacular final


Masbou aprovechó el rebufo de las motos de sus rivales para imponerse a Bastianini, que fue el primero en entrar en la recta de meta pero sucumbió a la velocidad de la moto de su rival, aunque pudo mantener por detrás a un grupo de pilotos que peleó por el podio hasta el último metro.

La tercera plaza en el podio fue para el británico Danny Kent (Honda), por delante del español Efrén Vázquez (Honda), el británico John McPhee (Honda) y el también español Isaac Viñales (Husqvarna).

El francés Fabio Quartararo (Estrella Galicia 0'0 Honda), que peleó hasta el final incluso por la victoria en su primer gran premio del campeonato del mundo, se tuvo que conformar con la séptima posición.

Una vez se apagó por primera vez el semáforo en el circuito de Losail, todos los pilotos llegaron a final de recta con el francés Alexis Masbou (Honda), autor del mejor tiempo de entrenamientos encabezando también a un grupo en el que pronto se cayó uno de sus protagonistas, el portugués Miguel Oliveira (KTM).

Oliveira se tocó con otro piloto, el italiano Francesco Bagnaia (Mahindra) y perdió el control de su moto para acabar por los suelos, pero pudo mantener el motor de su KTM encendido y continuar en carrera si bien lo hizo en una retrasada última posición.

Al frente de la carrera comenzaron a destacarse del grupo tanto Masbou como el italiano Niccolo Antonelli (Honda), aunque también estaban en las posiciones de cabeza Brad Binder, John McPhee, Isaac Viñales, Bagnaia o Fabio Quartararo, quien no tardó demasiado en ganar posiciones y dejar en mera intentona el tirón inicial de sus rivales, que vieron como los líderes se iban sucediendo.

La carrera pareció dar un giro radical en la tercera vuelta, en la que Fabio Quartararo llegó al frente de la misma y el italiano Francesco Bagnaia, como presagiando un cambio de ritmo, se pegó tras su estela, pero la recta de meta volvió a cambiar por completo el panorama y ninguno de los integrantes del nutrido grupo de cabeza parecía estar dispuesto a ceder un milímetro al rival.

Once pilotos quedaron tras la primera criba que se produjo en la quinta vuelta, en la que Danny Kent era el líder, pero le perseguían Brad Binder, Alexis Masbou, Efrén Vázquez, quien se puso líder en varias ocasiones, Niccolo Antonelli, Fabio Quartararo, Francesco Bagnaia, Isaac Viñales, Jorge Navarro, John McPhee y Enea Bastianini, si bien tras ellos no terminaba de despegarse el grupo perseguidor, en el que se fue al suelo el japonés Hiroki Ono (Honda).

En el décimo giro, pasado el ecuador de la carrera -prevista a dieciocho vueltas-, Danny Kent dio un paso al frente y se puso a tirar al frente de la misma, poniendo literalmente "en fila india" a todos sus rivales, entre los nuevamente Bagnaia asumió el "rol" de perseguidor, llevándose tras su estela a Binder, Bagnaia y Vázquez, pero una vez más todo fue efímero y el grupo merced a los ataques que se prodigaron unos y otros, volvió a reagruparse.

Así se desarrolló lo que quedaba de carrera, con constantes ataques de los pilotos del grupo de cabeza, "toques" entre las motos cada dos por tres, y más de un deportista por fuera del trazado intentando mantenerse en el grupo de cabeza hasta la última curva.

En ese punto fue Enea Bastinini, que había salido desde una retrasada vigésimo primera posición de la formación de salida y protagonizó una gran remontada, quien entró primero, pero el rebufo de su moto le acabó dando la victoria a Alexis Masbou.

Mención especial merece el portugués Miguel Oliveira, quien se cayó en la primera curva al tener un percance con Franceso Bagnaia, protagonizó una espectacular remontada desde el último lugar hasta la decimosexta plaza, prácticamente a las puertas de los puntos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es