25 de enero de 2020, 1:01:30
Editorial


Irán y Arabia Saudí se enfrentan en Yemen



Está previsto que hoy lunes atraque en el puerto yemení de Hodeida -ciudad controlada por los rebeldes hutis- un barco procedente de Irán con 2.500 toneladas de ayuda humanitaria. Ropa, comida y medicinas deberían empezar a distribuirse con motivo de la entrada en vigor del alto el fuego, de cinco días de duración, que comenzará el próximo martes.

Desde Arabia Saudí se sospecha, y con razón, que Teherán está ayudando a los hutis -chiíes- en detrimento de los intereses de Riad. Pero son los saudíes quienes más injerencias llevan a cabo en su vecino pobre del sur, lugar que cada vez más se asienta como santuario de Al Qaeda en la península arábiga.

La violencia en esa zona es algo más que un conflicto local. Al igual que en su momento sucediera con Líbano, donde Israel y Siria interferían permanentemente, Yemen se ha convertido en el campo de batalla donde los chiíes respaldados por Irán y los suníes -mayoritarios- apoyados por Arabia Saudí y las dinastías del Golfo miden sus fuerzas. El odio entre ambos es tan antiguo como intenso, de ahí que haya pocas esperanzas en que la tregua vaya a servir para algo. Mientras el Estado Islámico, financiado por saudíes y qataríes, espera acontecimientos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es