23 de julio de 2019, 18:45:54
Nacional

El Gobierno impugnará el proyecto de ley sobre el referéndum


Ibarreche consuma su desafío y planteará la autodeterminación



Las dos preguntas que el lehendakari Juan José Ibarreche quiere plantear en la consulta del 25 de octubre interrogarán a los ciudadanos sobre si están de acuerdo con un final dialogado de la violencia y con una negociación entre los partidos vascos sobre el derecho a decidir. Están incluidas en el proyecto de ley de regulación de la consulta planteada por el lehendakari, que ha sido aprobado hoy por el Gobierno Vasco en un Consejo extraordinario. Al acabar, Ibarretxe ha comparecido con una papeleta en la mano con las dos preguntas.

En la Cámara de Vitoria el proyecto se debatirá probablemente el 27 de junio por el procedimiento de lectura única, sin posibilidad de enmiendas; necesita el apoyo del PCTV-EHAK para salir adelante. Las preguntas no incluyen una condena de ETA, lo que habría hecho muy difícil que este grupo apoyara la iniciativa del lehendakari.

El lehendakari ha declarado este miércoles en la presentación del proyecto que espera un "sí rotundo del Parlamento Vasco" porque, a su juicio, "estamos convencidos de que no habrá ningún partido vasco que se niegue a dar la palabra a la sociedad vasca". Ibarretxe ha reconocido que la consulta no tiene validez jurídica -el País Vasco no tiene competencias para convocar referendos- aunque sí "política y democrática".

Ha advertido de que "las instituciones democráticas vascas no aceptaremos una vuelta al pasado destructivo de ETA", así como que "ETA no puede decirnos cuándo podemos hablar los partidos y cuando no".

Este jueves el lehendakari, acompañado por los consejeros de EA, Joseba Azkarraga y de EB, Javier Madrazo, entregará en el Parlamento Vasco el proyecto de ley, que comenzará su tramitación, con el fin de que probablemente el 27 de junio la Cámara vasca pueda votar esta iniciativa.

Los grupos del tripartito (PNV, EA y EB) tienen 32 escaños, mientras que PSE y PP, contrarios a la iniciativa, suman 33. Si Aralar se suma al tripartito, los votos de EHAK serán decisivos para romper el empate y lograr que el Parlamento Vasco apruebe la celebración de la consulta. Al bastar con mayoría simple para salir aprobado, un solo voto a favor procedente de las filas de EHAK permitiría que el Parlamento Vasco diera el visto bueno a la celebración de una consulta.

Si es aprobado, la convocatoria de una consulta el 25 de octubre tendría rango de ley. Si el Gobierno quisiera impedirla, como ya ha anunciado repetidamente, debería recurrir la ley aprobada por el Parlamento de Vitoria al Tribunal Constitucional, para que fuera éste el que la suspendiera.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es