13 de noviembre de 2019, 8:36:59
Nacional

El PSOE aumenta su ventaja hasta los 6 puntos, según el CIS


Acusado descenso del PP en intención de voto tras su derrota



El PSOE tenía a finales de abril una ventaja electoral sobre el PP de seis puntos, casi el doble de lo que sacó en las elecciones generales de marzo, si bien el presidente del PP, que en aquellos días comenzaba a afrontar la crisis del partido, mantenía una nota del 4,24, de sus mejores calificaciones en las series del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

En el Barómetro de abril hecho público hoy, al PSOE se le otorga una estimación de voto del 43,6 por ciento, el mismo porcentaje de apoyo que cosechó en las generales del 9 de marzo y seis puntos por encima del PP, que se quedaba en el 37,6, tres puntos por debajo de sus resultados electorales de un mes antes.

De esta forma, los 3,5 puntos que el PSOE sacó al PP en las elecciones generales casi se han duplicado dos meses después, cuando según el último barómetro del CIS, elaborado a finales de abril, los socialistas vencerían al PP por 6 puntos de ventaja.

Pese a haber perdido las elecciones, el líder del PP, Mariano Rajoy, mejora su nota media, que pasa del 3,95 obtenido en vísperas de las elecciones a un 4,24, pero sigue distanciado del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que logra una puntuación de 5,58, que sube en 22 décimas la que tenía antes del 9 de marzo.

El momento menos oportuno
Se trata del primer indicador sobre intención de voto que se conoce tras la cita electoral. Desde ese momento, el PP ha vivido una de las etapas más turbulentas de los últimos tiempos, con un líder, Mariano Rajoy, que se aferra a la presidencia del partido mientras un grupo heterogéneo de detractores cree que es el momento de cambiar de aires y que los designios de la formación los dirija otra persona.

Además, el presidente del partido se ha visto desbordado por el abandono de dirigentes y militantes destacados como es el caso de María San Gil, líder de los populares vascos y, tras ésta, José Antonio Ortega Lara, histórico afiliado y emblema de la lucha antiterrorista. Por su parte, Regina Otaola, alcaldesa de Lizarza, ha sido la persona que menos tapujos ha tenido a la hora de denunciar la marcha de San Gil y Ortega Lara, argumentando que Rajoy quiere tirar por tierra los principios con los que acudieron a las generales.



A esto se suman la quiniela de posibles candidatos para presentar una alternativa en el XVI Congreso del PP en junio y la larga lista de nombres que han protagonzado un fuego cruzado de declaraciones, unas en contra de Rajoy encabezadas, entre otros, por Esperanza Aguirre, Gustavo de Arístegui o Gabriel Elorriaga, que chocan con la defensa al presidente popular de María Dolores de Cospedal, Alberto Ruíz Gallardón o Manuel Fraga.

A escasas semanas del congreso de Valencia, las informaciones sobre el PP no llaman al entusiasmo de sus votantes. Lo que el estudio del CIS no puede determinar es quién es el máximo culpable de este descontento o, quizá, si la falta de consenso y todos sus protagonistas son responsables por igual.


El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es