21 de octubre de 2019, 15:36:30
Nacional

ENTREVISTA AL DIRECTOR DEL ENCUENTRO 'LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO Y LA MEMORIA COLECTIVA'


Ezkerra: "Lo de Zapata, Iglesias o Errejón no es anecdótico, hay un gran mar de fondo"

Alberto López Marín

Dirige un encuentro sobre víctimas del terrorismo el 14 y 15 de julio en la UIMP


Iñaki Ezkerra.
¿Qué puede adelantar del encuentro?

Tratará de dar respuesta a ese temor que existe a que hoy ETA consiga sin matar lo que no logró mientras asesinaba, a que haya una justificación y una tergiversación perversas del terrorismo que hemos padecido. Y es que hay, en efecto, una voluntad de maquillar el pasado, de manipular el llamado 'relato' sobre ETA. En el curso trataremos esa lacra que no tiene otro nombre que ‘negacionismo’. Y para combatir éste, así como una de sus variantes que es la legitimación política y moral de la violencia terrorista, será muy interesante la aportación del Informe Foronda realizado por un equipo de historiadores de la Universidad del País Vasco, en el que queda claro que el terrorismo de ETA no tiene ninguna justificación histórica, que no ha habido conflicto entre el País Vasco y el Estado, sino la voluntad de asesinar e imponer una ideología.

¿Cree que ETA lo está consiguiendo?

Pienso que no, pero que es verdad que concurren algunos factores inquietantes para temer algo así como es el de la irresponsabilidad o la operación interesada de tratar de oponer la memoria histórica a la memoria de las víctimas. Incluso desde el propio mundo democrático se cae a veces en la trampa de creer que una y otra son contrapuestas, cuando son perfectamente conciliables. Hay otro factor negativo que es la desmemoria de la propia sociedad, el olvido cuando no hay atentados. Es preciso recordar que los crímenes de ETA han sido, aparte de execrables, tan desproporcionados para una situación de democracia real que no son susceptibles de ninguna clase de coartada, atenuante o relativización moral. Y también tiene ETA a su favor la propia actitud del PNV. Tan pronto Iñigo Urkullu recibe a las víctimas como se alía con Bildu y con quien haga falta para echar, por ejemplo, a Javier Maroto de la alcaldía de Vitoria. De ese doble juego, de esos guiños, se puede servir ETA.

¿Qué papel juega Podemos en el País Vasco y Navarra?

Podemos se presenta ante el mundo de ETA como otra posibilidad de lo que estamos hablando. Primero, porque propone a los presos de ETA un tratamiento mucho más benigno del que hoy reciben por parte del Gobierno del PP y, segundo, porque, cuando no da la razón a ETA impugnando al sistema democrático, habla del dolor de los asesinos mientras ignora o niega el dolor de las víctimas. Se considera anecdótico o esporádico pero el caso de Guillermo Zapata burlándose de Irene Villa no lo es. No es ya sólo que se hagan chistes inadmisibles en una red social sobre una tragedia que conmocionó a toda la gente normal y decente sino que desde Podemos se habla a la vez del "dolor" y la "tragedia" de los presos de ETA. Tanto esos chistes atroces como las declaraciones de Pablo Iglesias e Iñigo Errejón coinciden en el objetivo de negar el dolor de las víctimas y presentar como tales a los propios asesinos. Esto no es anecdótico, hay una estrategia premeditada y un gran mar de fondo.

¿Qué opina de la disculpa de Irene Villa a los tuits de Zapata?

La actitud le honra y es de una grandeza indiscutible. Es una persona que ha sabido superar una situación dramática de un modo admirable. Lo que creo es que se está enfocando mal este asunto porque los chistes no sólo ofenden a Irene Villa; es más, no sólo ofenden a las víctimas del terrorismo. Es que ofenden a toda la ciudadanía democrática. A mí me ofenden. Estamos ante manifestaciones públicas y sistemáticas de un menosprecio y una banalización del dolor que contradice la dignidad que defiende la Constitución y la propia Carta Universal de los Derechos Humanos. Hay que extraer esta cuestión del caso concreto, de lo anecdótico, de lo particular, de la negrita de los nombres. Cuando se ofende y se hace escarnio de una víctima se ofende a una sociedad y a la propia condición humana. Ese hecho trasciende. Es genérico. Nos implica a todos.

Abre el encuentro Jorge Fernández Díaz. ¿Qué nota le pone al Gobierno?

Pienso que sí es verdad que se ha dado eso que llaman de un modo ya tópico un "problema de comunicación". Estamos hablando de una falta de cercanía, de calidez afectiva, de exteriorización de la sensibilidad que se ha dado en todos los terrenos. Se ha dado en el económico al exigir con cara de palo sacrificios conmovedores a la sociedad española y se ha dado también en lo referente a las víctimas. Ha sido un mal general de este Gobierno. Pero creo también que en la política de Interior, concretamente del Ministerio del Interior y en lo que se refiere a la lucha antiterrorista, el balance es más que satisfactorio. ETA no ha vuelto a asesinar y a cambio de eso no se le ha dado nada. Por eso, porque no se le ha dado nada, el mundo de ETA hace guiños a Podemos, a ver si de ellos saca algo.

VEA AQUÍ EL PROGRAMA DEL ENCUENTRO 'LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO Y LA MEMORIA COLECTIVA'
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es