19 de octubre de 2019, 19:41:36
Sociedad

en vilalba


Detenidos por simular un secuestro con una "menor fantasma"



Los hechos comenzaron cuando un vecino de Collado Villalba presentó una denuncia por secuestro y extorsión, al afirmar que había recibido una llamada telefónica informándole del secuestro de su pareja sentimental y de la hija de cinco años de edad que tenían en común.

En la llamada telefónica los secuestradores le exigían el pago de 200 millones de pesos colombianos, que suponen al cambio 80.000 euros aproximadamente.

Los Agentes del Equipo de Policía Judicial de Collado Villalba iniciaron la 'Operación Sharon', una investigación a través de la cual conocieron, gracias a INTERPOL Colombia, que la presunta secuestrada había abandonado este país en enero de 2008 con destino Madrid.

Sin embargo, de la menor no tenían constancia de nada, ni de entrada ni de salida del país, así como ningún tipo de certificado de nacimiento en el País.

No obstante, los agentes encargados de la investigación, lograron recientemente localizar un domicilio situado en la capital, en el que vivían un varón español y una mujer de origen colombiano, cuya descripción coincidía con la facilitada por el denunciante. En cambio, de la niña que supuestamente tenía esta mujer con el denunciante seguía sin haber rastro alguno.

La Guardia Civil consultó todos los registros oficiales posibles, sin lograr localizar ninguna niña inscrita que coincidiera con los datos aportados por el denunciante.

Posteriores investigaciones llevaron a los agentes a la certeza de que no sólo no existía tal secuestro, sino, además la niña tampoco era real. De hecho, más tarde se comprobó que la voz que el denunciante oía por teléfono no era la de una niña, sino la de la una mujer adulta que la imitaba.

Inmediatamente, se detuvo a M.M.R., colombiana de 38 años, y a P.R.A., español de 39 años, por un delito de extorsión y otro delito continuado de estafa.

Así, se probó que el denunciante estaba siendo estafado desde el año 2003, justo la fecha en la que el estafado comenzó a creer que había tenido una hija con la detenida. Para mantener el engaño, la mujer le había remitido fotografías de una niña y dibujos que había realizado la supuesta menor. Además, periódicamente le realizaba llamadas simulando la voz de una niña para hacerle ver que se encontraban en Colombia.

El estafado pagaba una cantidad fija a la detenida en concepto de manutención, además de facilitarle dinero ante distintas eventualidades inventadas por su pareja, como la rotura de una pierna de la niña, la compra de un negocio y de una casa en Colombia, o la indemnización a un individuo al que la detenida supuestamente había apuñalado defendiendo a su hija de una agresión sexual. En los cinco años que ha durado el engaño, la estafa asciende a 88.000 euros.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es