21 de enero de 2020, 19:13:21
Economía

WALL STREET CEDE UN 3,58 POR CIENTO Y EL BARRIL DE BRENT CAE HASTA LOS 42 DÓLARES


Pérdidas históricas en las bolsas europeas, que se dejan alrededor de un 5 por ciento lastradas por China

EL IMPARCIAL

Las malas noticias de la economía china han sido un golpe muy duro para los parqués mundiales, que las han acogido con importantes caídas. Los índices europeos se han asomado al desastre, aunque al final han suavizado las pérdidas. El Ibex ha cedido un 5,01 por ciento; el CAC-40, un 5,35%; el DAX, un 4,70%; el Euro Stoxx, un 5,35%; el FTSE, un 4,67%; y el FTSE All-Share, un 5,70%. EL IMPARCIAL


Jornada pésima para las bolsas internacionales. Los malos augurios provenientes de China, cuya economía parece que se ralentiza, han traído consigo una sucesión de desplomes en los principales índices bursátiles mundiales, que han llegado a perder incluso un 8 por ciento.

El gigante asiático, cuya demanda interna da síntomas de desaceleración en lo que muchos apuntan que podría ser el inicio de una época de recesión, ha provocado que cundiera el pánico entre los inversores de medio mundo, lo que se ha traducido en un rojo generalizado desde Tokio hasta Nueva York, pasando por las principales plazas europeas y suramericanas.

Sin embargo, eran los parqués chinos los primeros en resentirse de los malos augurios sobre su economía. Shanghai, Shenzen y HongKong se teñían de rojo con pérdidas superiores al 8 por ciento, unas muy malas noticias que hizo que el desayuno se le atragantara a los índices europeos, que ya desde primera hora de la mañana reflejaban importantes pérdidas.

También Tokio se contagió de las malas noticias chinas y el índice Nikkei hincó la rodilla cediendo un 4,6 por ciento al cierre, una senda negativa que también tomaron Seúl o Bangkok.

París, Londres, Fráncfort, Madrid o Milán, todo estaba en rojo y con caídas por encima del 2,5 por ciento, un desplome que se acentuaba a media tarde con la apertura de Wall Street. Los inversores norteamericanos, muy expectantes con los envites de la economía China, castigaban al Dow Jones y al Nasdaq con bajadas del 6 y el 8 por ciento, respectivamente, lo que acrecentó el temor de sus colegas europeos. Finalmente, Wall Street 'sólo' se dejó un 3,58 por ciento, un daño menor con lo que podría haber sido.

Por momentos se vivieron escenas de temor y hasta Milán llegó a suspender la cotización de la mitad de sus cuarenta valores ante el temor de que las pérdidas fueran demasiado severas. Sin embargo, la templanza estadounidense hizo que los daños se limitaran y los parqués del Viejo Continente limitarán sus pérdidas.

Al cierre, el CAC-40 parisino se dejaba un 5,35 por ciento, el DAX alemán cedió un 4,70 por ciento, el Euro Stoxx perdió un 5,35 por ciento, el FTSE londinense retrocedió un 4,67 por ciento, el FTSE All-Share milanés perdió un 5,70 por ciento y el Ibex-35 perdió un 5,01 por ciento, su mayor desde agosto de 2012. Especialmente sangrante fue la caída de la Bolsa de Atenas, que se dejó un 10,54 por ciento.

En Madrid, que vuelve a valores del pasado mes de enero, la peor parte se la ha llevado Arcelor Mittal al ceder un 9,31 por ciento. Otro gran damnificado ha sido Repsol, que se devaluó un 8,81 por ciento mientras el barril de petróleo Brent se cambiaba a algo más de 43 dólares. También se resintieron Banco Santander (-6,97 por ciento), Telefónica (-5,16 por ciento), BBVA (4,89 por ciento), Iberdrola (-4,84 por ciento) e Inditex (-4,14 por ciento).

Este desastroso inicio de semana se produce después de la decisión anunciada por Pekín de permitir a los fondos de pensiones del país invertir hasta un máximo de un 30 % de sus activos en bolsa, lo que podría suponer la entrada en los mercados de valores del país de hasta dos billones de yuanes (unos 298.000 millones de euros), según los cálculos oficiales.

Sin embargo, esta decisión parece no haber tenido hoy repercusiones en las bolsas, donde no se espera un efecto inmediato ni tan amplio como el anunciado por las autoridades.

Un crudo demasiado barato
A esta vorágine tampoco han ayudado las noticias relativas al precio del petróleo. La previsible baja demanda de China, segunda consumidora de petróleo, en un contexto de sobreproducción, tira a la baja los precios del petróleo, que en el último año han caído más de un 50%.

El precio del barril de crudo Brent para ser entregado en octubre continúa bajando y los analistas no esperan que se recupere. En perspectiva, el precio de la materia prima no ha dejado de caer durante el último año y, si en agosto del pasado año superaba los 100 dólares, este lunes descendía por debajo de los 43 dólares por barril, hasta los 42,69 en su cotización del Intercontinental Exchange Futures de Londres.

Varios son los factores que han determinado el desplome del precio del crudo. Por un lado, EEUU ha comenzado a utilizar técnicas cada vez más sofisticadas para extraer petróleo, algo que motivó la reacción de su aliado Arabia Saudí, que pretendía desalentar la producción estadounidense ajustando los precios a la baja.

Sin embargo, ningún país productor parece dispuesto a parar la producción y cada vez se colocan más barriles de petróleo al día, a menor precio, mientras todo apunta a que la demanda tenderá en un futuro a bajar.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es