10 de diciembre de 2019, 20:51:58
Editorial


Al nacionalismo catalán no le encaja Podemos



Desde Convergencia, Jordi Turull tildaba hace bien poco de “casposo” el discurso de Podemos, al tiempo que les instaba a posicionarse sobre “una Cataluña independiente”. Coincide en el tiempo con las últimas encuestas, que dan a Podemos una expectativa de voto más que considerable para dentro de dos semanas.

La ideología antisistema de Podemos le permite desenvolverse bien en el debate sobre el modelo de un país en el que no creen. Además, no están salpicados por la ruina que provocó el tripartito -del que Esquerra era parte integrante- ni por los múltiples casos de corrupción de Convergencia -Palau o Pujol entre otros muchos-. Eso, unido a su discurso populista y a su omnipresencia en las redes sociales les convierte en el único adversario al que hoy por hoy puede temer el nacionalismo catalán; PSOE y sobre todo PP ni están ni se les espera.

Pero en una cosa tiene razón Turull: Podemos tendrá que posicionarse sobre Cataluña. Más allá de populismos de salón, al resto de España le interesa saber cuál es la postura de Pablo Iglesias sobre una eventual secesión, y qué modelo de estado quiere. Quizá así más de uno empiece a ver la inconsistencia ideológica de una formación destructiva antes que constructiva.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es