2 de junio de 2020, 6:54:25
Críticas de Arte

EXPOSICIÓN EN LA FUNDACIÓN MAPFRE


Pierre Bonnard: pintura para gustar salpicada de una explosión de color

Elena Viñas

Exposición en la Fundación Mapfre a partir del 19 de septiembre. Por Elena Viñas


Pierre Bonnard (1867-1947) estableció en su obra una simbiosis entre naturaleza y hombre. Lo hizo desde una perspectiva optimista y onírica del mundo a partir de la que embelleció la realidad. Se sirvió para ello de las posibilidades expresivas del color, el decorativismo y los efectos de la luz.

Una exposición en la Fundación Mapfre muestra una selección de la obra de este pintor francés, fundador del grupo simbolista de los Nabi, pero difícilmente encasillable en una corriente artística por la variedad de influencias que tuvo a lo largo de su trayectoria, así como por su firme postura de no verse etiquetado en las vanguardias del siglo XX.

Si bien, hay en sus pinturas una huella indudable del fauvismo de Matisse – a quien le unió una gran amistad -, además del impresionismo, el expresionismo e, incluso, el realismo de artistas barrocos como Georges de la Tour o Caravaggio – basta observar el manejo del claroscuro en sus escenas interiores en torno a una mesa, como en Almuerzo bajo la lámpara (1898) o Intimidad (1891)-.

Explica la comisaria Isabelle Cahn en el catálogo de la muestra que Bonnard “luchó contra toda su vida contra el naturalismo, con el fin de que triunfaran la luz, el color y la poesía mediante una labor constante de invención ajena a las fórmulas prefabricadas propias de los movimientos que acaban en ‘ismo’”.

Así pues, continúa Cahn, “al margen de las tormentas que agitaban el arte moderno, se dedicó libremente a sus investigaciones plásticas y maduró una visión personal, etérea y sublimada del mundo, encaminada hacia un ideal arcádico”.

Es, precisamente, la Arcadia – paraíso en el que reina la felicidad y la paz- la palabra a la que en más ocasiones recurren las cartelas de la exposición para describir las escenas pintadas por Bonnard. Lo mismo hacen los comisarios, que aluden a ese espacio de ensoñación para describir la alegría de vivir del pintor, cuya “poética personal”, según Pablo Jiménez Burillo, lo convierte en un artista de “armonías” que dejó patente “el placer de la pintura”.

Con el precedente de haber conseguido atraer la atención de 500.000 visitantes en París, esta exposición, que se nutre de préstamos del Museo de Orsay, muestra lienzos y dibujos descritos por Cahn como una mezcla de “la exaltación del color y las vibraciones de los sentimientos” que le condujo a concebir la pintura como una manera de “embellecer el mundo”.

Japonismo y decorativismo

Su trayectoria comenzó en 1888, cuando sus pinturas denotan el influjo del japonismo y las artes decorativas – véase Mujeres en el jardín (1890-91) -. En 1892, su obra fue “puramente decorativa”, como recuerda en el catálogo de la muestra Guy Cogeval, otro de los comisarios y presidente del Museo de Orsay.

Ya en 1900, cita en sus lienzos características de la pintura impresionista, como la fugacidad del instante o los efectos de luz sobre la vegetación y las figuras. Así se aprecia en Paseo por el lago (1900), pintura fechada catorce años antes de introducirse en la etapa simbólica y onírica de la citada Arcadia, poblada de ninfas y silenos. “Bonnard convertía en jardín todo lo que tocaba. No abandonó jamás la Arcadia”, dice Congeval.

Completan el recorrido trabajos que demuestran su interés por el cuerpo desnudo en el ámbito doméstico; tema en el que también se percibe una evolución desde pinturas oscuras hasta otras compuestas por complejas combinaciones de gran variedad de tonalidades. Asimismo, entre su producción destacan introspectivos autorretratos y retratos intimistas de amigos y familiares como su amante y musa Marthe de Méligny.

Cabe destacar en el montaje la sala que acoge sus obras de gran formato, paneles para la decoración mural de residencias, en los que demuestra una vez más la particularidad de su lenguaje pictórico, en el que expresa la exaltación gozosa de vivir. Igualmente interesante es el espacio dedicado a sus fotografías, a las que dedicó pocos años de trabajo atraído de nuevo por las posibilidades expresivas de la pintura.

Información sobre la exposición:

Lugar: Fundación Mapfre. Sala Recoletos (Madrid)

Fechas: del 19 de septiembre al 10 de enero

Horario: lunes de 14:00 a 20:00 horas / de martes a sábado de 10:00 a 20:00 horas / domingos y festivos de 11:00 a 19:00 horas.

Entrada: gratuita

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es