15 de diciembre de 2019, 10:16:24
Editorial


Una excelente reacción judicial

EL IMPARCIAL


Los presidentes de los tribunales superiores de justicia de toda España suscribían este pasado martes una declaración conjunta de apoyo al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, tras el bochornosos espectáculo vivido en sus puertas durante la declaración de Artur Mas por el tema de la consulta soberanista. Se añade así a una iniciativa similar del pleno del Consejo General del Poder Judicial -CGPJ- que exigí a los líderes catalanes “responsabilidad, por cuanto son ellos quienes tienen el deber de garantizar la convivencia en paz y libertad”. Y nada de esto se da ahora en Cataluña.

Curiosamente, coincidía en el tiempo con la detención del director general de infraestructuras de la Generalidad y del tesorero de Convergencia a cuenta del “caso 3 por ciento”, también muy criticadas por parte del nacionalismo catalán. Hay dos coincidencias entre ambas actuaciones judiciales, la de la consulta ilegal del 9-N y la que investiga la corrupción masiva en el partido creado por Pujol: la impunidad con la que sus protagonistas han estado actuando desde siempre, y el daño a Cataluña que han hecho, tanto institucional como patrimonial.

Con todo, esta llamada de atención del poder judicial ante las ingerencias del poder político no es exclusiva para Cataluña. En Andalucía, por ejemplo, la presión que el PSOE ha ejercido sobre la juez Alaya en el caso de los ERE ha sido de todo punto inadmisible. Como decía el comunicado, “atacar la independencia judicial es socavar uno de los pilares básicos del estado de derecho”.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es