22 de noviembre de 2019, 3:38:43
Economía

PINTA UN BUEN ESCENARIO ECONÓMICO PARA ESPAÑA


BBVA cree que el proceso catalán puede influir en el crecimiento económico

EL IMPARCIAL

Por el momento, mantiene la previsión de crecimiento del PIB para España.


BBVA Research mantiene la previsión de crecimiento para España, que se sitúa en el 3,2% para 2015 y en el 2,7% para 2016, según el último informe Situación España presentado este martes por Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA, y Rafael Doménech, economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research. El servicio de estudios de BBVA señala que “la evolución de la economía ha confirmado las expectativas que se tenían hace tres meses y, en ausencia de cambios relevantes en el escenario internacional o en las políticas a implementar, se mantiene la previsión de crecimiento”. En este sentido, el servicio de estudios de BBVA espera que la recuperación continúe y que la economía española siga mostrando tasas de crecimiento de entre el 2% y el 3% en términos anualizados durante los siguientes trimestres.

Durante la presentación del informe "Situación España" elaborado por el BBVA Research, el economista jefe del Grupo BBVA, Jorge Sicilia ha afirmado que el proceso independentista catalán podría tener efectos económicos en la previsión de alza del PIB y que ello dependerá de cómo se gestione.

El informe Situación España explica que la producción continúa aumentando a un ritmo elevado y que supera el 3% en términos anuales. En línea con lo previsto, esto supone una desaceleración de la actividad respecto a las tasas trimestrales observadas durante la primera parte del año, cuando la economía crecía a un ritmo cercano al 4% anual. Las razones detrás de este menor crecimiento son variadas e incluyen la ralentización de la demanda mundial, el agotamiento de algunos factores cíclicos o el aumento de la incertidumbre, en parte ligada al ciclo electoral español.

No obstante, el informe Situación España apunta que la economía seguirá mostrando tasas de crecimiento de entre el 2% y el 3% en términos anualizados durante los siguientes trimestres gracias al mantenimiento de un entorno global lo suficientemente favorable para apoyar la continuación del proceso expansivo. Así, aunque el crecimiento mundial se mantendrá en 2015 y 2016 por debajo de su promedio histórico, se espera una moderada aceleración del mismo durante los próximos trimestres.

Asimismo, BBVA Research estima de especial importancia el mejor desempeño relativo que se espera de las economías desarrolladas, en particular de la europea. El precio del petróleo continúa en niveles relativamente bajos, lo que debería contribuir a mantener la competitividad de las empresas españolas y la renta disponible de los hogares.

Además, el cambio de tono de las políticas de demanda se consolida, en particular la monetaria, donde el Banco Central Europeo (BCE) podría anunciar en diciembre medidas adicionales que garanticen una recuperación más intensa del crédito y de la demanda interna, además de la convergencia al objetivo de inflación. Todo esto se refleja en el hecho de que la economía española continúa mostrando tasas de crecimiento elevadas, y se estima que durante el cuarto trimestre de 2015 el PIB podría aumentar un 0,7% respecto al trimestre anterior.

Aunque todavía quedan muchos retos y desequilibrios pendientes, el informe Situación España resalta que la economía española se encuentra en un círculo relativamente virtuoso, donde confluyen el crecimiento, la baja inflación y el desapalancamiento frente al resto del mundo. Asimismo, subraya que “continuar con la reducción del déficit y deuda públicos, así como reducir permanentemente el desempleo y mantener la ventaja competitiva que se ha logrado en la generación de inversión a través de la implementación de reformas ambiciosas constituyen los retos más importantes a los que se enfrentará el nuevo Gobierno”.

Un millón de empleos hasta 2016


BBVA Research estima que el ritmo de expansión de la economía podría dar lugar a una creación neta de empleo en torno al millón de puestos de trabajo al final del bienio 2015-2016, con una tasa de paro cercana al 20% a finales de 2016.

Además, los indicadores de consumo sugieren que el gasto de los hogares habría aumentado en el tercer trimestre de 2015 y que a pesar de que la creación de empleo se ralentizó entre julio y septiembre, la renta disponible de las familias habría vuelto a crecer, favorecida por la reforma del IRPF.

Además del avance de sus fundamentos, el consumo privado también se ha visto beneficiado por el crecimiento de las nuevas operaciones de crédito, mientras que la percepción de los hogares sobre la situación económica continúa siendo favorable. Las previsiones de BBVA Research señalan que el gasto de los hogares se habría incrementado en torno al 0,8% en el 3T15, una décima menos que en el 2T15.

BBVA Research también indica que el tercer trimestre del año estuvo marcado por una coyuntura global algo menos favorable para las exportaciones españolas. De hecho, la información disponible sugiere que tras el repunte observado en el 2T15, el crecimiento intertrimestral de las exportaciones de bienes se contuvo hasta el 1,3% en el 3T15. El comportamiento de las exportaciones totales de servicios durante el tercer trimestre fue modesto pero, en todo caso, mayor que el del trimestre precedente.

Crecen las nuevas operaciones de crédito



En cuanto al crédito, el flujo de nuevas operaciones concedidas sigue mostrando un fuerte impulso que acompaña a la recuperación económica. Así, en el acumulado de enero a septiembre, las nuevas operaciones aumentaron el 17,2% frente al mismo período del año anterior.

Por su parte, las operaciones minoristas siguen mostrando un importante dinamismo respecto al año pasado y se aceleran de forma generalizada, tanto por parte de las pymes (hasta el 15,8% en el acumulado del año), como de los hogares en sus modalidades de crédito para adquisición de vivienda (36,9%), para consumo (19,6%) y resto (23,4%). De mantenerse estas tendencias, las previsiones de BBVA Research apuntan a que el flujo de nuevo crédito superará al de salida (amortizaciones y fallidos) a finales de 2015 o comienzos del 2016, que será cuando empiece a crecer el stock.

A pesar de que la economía española continúa creciendo a un ritmo saludable, persisten algunos riesgos externos e internos. A nivel doméstico, la probabilidad de que el déficit de las AA. PP. se sitúe en el 4,5% del PIB al cierre del año, sobrepasando así el objetivo de estabilidad, es elevada.

BBVA Research sostiene que desviaciones mayores que las esperadas desplazarían una parte notable del ajuste hacia 2016 y podrían mermar la recuperación de la demanda interna. “Mantener la credibilidad sobre el control de las finanzas públicas redunda directamente en la confianza de las instituciones europeas y, por tanto, en la capacidad para contener el coste de financiación de una economía excesivamente endeudada con el exterior”, señala el informe.

Por último, el servicio de estudios de BBVA resalta que la incertidumbre respecto al entorno político podría comenzar a tener un mayor impacto sobre las decisiones de empresas y familias. Hasta el momento, el deterioro que se observa en las variables financieras ha sido moderado y sólo relativo frente a otros países. El compromiso con la mejora de la calidad institucional y con el impulso de medidas que favorezcan el buen funcionamiento de los mercados de trabajo, bienes y servicios reduciría dicha incertidumbre.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es