9 de diciembre de 2019, 10:01:57
Economía

TRAS LA RESOLUCIÓN INDEPENDENTISTA


Fitch rebaja la calificación de Cataluña hasta el bono basura

EL IMPARCIAL

Por la creciente tensión entre el Gobierno catalán y el central tras el 9N. EL IMPARCIAL


De las tres grandes agencias de calificación, Fitch ha sido la primera: en un comunicado emitido este jueves, informa de la rebaja en dos escaloes de 'rating' de Cataluña, de BBB- a BB, situando la deuda catalana en el bono basura. Tras la actuación de fitch, no se descarta una reacción en cadena desde distintos sectores de la economía y las finanzas para alertar contra las consecuencias en el terreno económico de una eventual independencia catalana, como ya ocurrió en las semanas previas al 27S. Y es que Fitch ha sido muy clara al respecto: "La desviación se debe a Cataluña aprobar una resolución el 9 de noviembre para iniciar formalmente el proceso de independencia", con las consecuentes tensiones que puede generar este hecho entre el Gobierno catalán y el central, indican en la nota.

La agencia explica que la calificación crediticia de Cataluña estaba basada, como la de otras Comunidades Autónomas, en el acceso a las "diversas medidas de liquidez introducidas por el Gobierno central para apoyar las finanzas de las regiones, incluyendo el Fondo de Liquidez Regional (FLA)", lo que "está sujeto", continúa la agencia, "a una relación de cooperación" entre las regiones y el gobierno central. "Este no es el caso en Cataluña, dados los recientes acontecimientos", por lo que "la calificación de Cataluña ahora refleja su perfil crediticio intrínseco": el bono basura.

En la decisión de Fitch, que deja además a Cataluña en perspectiva negativa, ha influido de manera decisiva la aprobación de la resolución independentista. Dice el comunicado de Fitch que "el Gobierno central tiene amplios poderes para intervenir en los asuntos del catalán", incluyendo "la retención de fondos ordinarios y de apoyo a la liquidez" o "la suspensión de la autonomía en virtud del artículo 155" de la Carta Magna. Sin embargo, señala que "sea cual sea la medida que decide adoptar, es probable que resulte un aumento de las tensiones entre los dos gobiernos". De hecho, destaca también como un punto decisivo en la rebaja que la relación entre ambos ejecutivos "ya están en un punto bajo", aludiendo a las amenazas de desobediencia al Tribunal Constitucional.

Tras advertir sobre las dudas de cara a la financiación y dejar a Cataluña en una situación delicada, el comunicado de Fitch dice confiar en que el Ejecutivo catalán siga recibiendo el apoyo financiero desde Madrid y, sin descatar la posibilidad de "tomar acción de calificación más negativa en el futuro", asegura que "si la situación se normaliza", la región volverá al BBB-.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es