22 de enero de 2020, 10:30:30
Mundo

CARTA A TIBISAY LUCENA


Almagro denuncia las carencias democráticas de Venezuela

EL IMPARCIAL

En una carta dirigida a la presidenta del Comité Nacional Electoral. EL IMPARCIAL


El proceso electoral venezolano contará con el acompañamiento de especialistas electorales de Mercosur, Parlasur, ALBA, Parlatino y Celac. Como la OEA, la Organización de Naciones Unidas y la Unión Europea tampoco han sido aceptadas por el CNE como observadores electorales.

Almagro hace referencia en su misiva a una carta de Tibisay Lucena en la que rechaza el ofrecimiento de observación electoral de la OEA. Al respecto, lamenta que “el rechazo se fundara en un posicionamiento político y no en los argumentos que hacen a la justicia y a las garantías necesarias para el desarrollo de un proceso electoral

Almagro también sostiene que “es preocupante que del análisis de esas condiciones tengamos que concluir que hoy por hoy, las dificultades alcanzan solamente a los partidos de la oposición”.

“Es nuestro trabajo velar por la justicia electoral de la región, porque la justicia electoral es requisito para el buen funcionamiento de una democracia”, argumenta Almagro en su carta, en la que rechaza que velar por la justicia y la transparencia de las elecciones sea una injerencia: “Injerencia sería si yo desatendiera reclamos justos y fundados, si mirara para otro lado ante esta situación. En tal caso estaría siéndolo por omisión, porque por mi inacción estaría dejando llevar adelante medidas que afectan a candidatos y que de tal manera, afectan las posibilidades de que todos los ciudadanos elijan libre y plenamente”.

“La oposición venezolana no ha gozado de condiciones de participación equitativas en la campaña electoral”, afirma en su carta Almagro, que se refiere a los siguiente puntos de agravio:

— Ausencia de topes o controles al gasto de campaña,

— Acceso desigual a los medios de comunicación a candidatos del oficialismo y de la oposición,

— Nuevas regulaciones sobre la ubicación y características de las papeletas de votación que podrían —llevar a confusiones al momento de sufragar.

— Implementación de medidas de seguridad que limitan la libertad de expresión.

— Judicialización y amenazas a manifestantes pacíficos.

— Inhabilitaciones y cambios en las condiciones de distribución de género y de la representación estadal que podrían afectar los resultados electorales.

— Intervención de partidos políticos por el poder judicial.

Libertad de prensa

Otro de los argumentos utilizados para ofrecer la observación fue la “libertad de prensa y de expresión”. En ese apartado destacó que “la libertad de expresión es un derecho esencial del funcionamiento de la democracia, como lo es el derecho al acceso a la información. Ambos deben ser garantizados en su más amplia expresión”.

En este sentido, expuso algunos casos en los que considera se vulneró este derecho: Denuncias hechas por periodistas de El Universal sobre el “creciente cerco comunicacional”; censura de artículos y actos del gobernador de Miranda Henrique Capriles y políticos de la MUD; la “gran cantidad de amenazas, acosos y violencia contra periodistas y medios en Venezuela”; la escasez de papel de prensa; la concentración de medios de comunicación por parte del Estado; La falta de renovación de concesiones y el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos a favor de RCTV.

El último apartado se enfoca sobre la condena de Leopoldo López. Tras hacer un recuento de la sentencia del caso considera que “este fallo pone en manos de interpretaciones judiciales muy subjetivas la interpretación de los discursos políticos opositores y derecho a la asociación que significa la constitución de movimientos políticos”.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es