12 de noviembre de 2019, 17:09:12
Deportes

EMOTIVO HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE PARÍS ANTES DEL CLÁSICO


Suárez sigue sumando y pone el cuarto

Javier Nuez

Real Madrid y FC Barcelona se enfrentan hoy en una nueva edición del duelo entre los dos conjuntos más potentes de la Liga. En cualquier otra ocasión, el partido de este sábado sería uno más a sumar a las estadísticas, sin embargo, la situación de alerta por terrorismo yihadista provoca que las medidas para garantizar la seguridad de todos aquellos que acudan al Santiago Bernabéu esté asegurada. Por Javier Nuez.


En un despliegue sin precedentes, esta edición del ‘clásico’ pasará a la historia por el partido más vigilado en la historia de la Liga. Aún con la habitual clasificación en este tipo de partidos de “alto riesgo”, la presencia de la Policía Nacional será seis veces mayor que la habitual en un encuentro de la competición doméstica. En total, 1.200 agentes, que se suman a los 1.195 vigilantes de seguridad, 120 policías locales, 80 sanitarios del Samur y 60 de la Cruz Roja serán los encargados de velar por la seguridad de los más de 81.000 espectadores que llenarán el Santiago Bernabéu.

El dispositivo especial, activo desde la tarde de este viernes en los aledaños del coliseo madridista, incluye un sistema de tres anillos para tratar de asegurar el evento.En cada uno de ellos se podrá requerir al aficionado la entrada y la identificación. Más allá de las medidas que no se han hecho públicas por motivos de seguridad, se aconseja a todos aquellos que vayan a asistir al partido que acudan con más presteza de la habitual, dado que los controles en los accesos serán más intensivos de lo normal.

Las mochilas y bolsos, mejor dejarlos en casa si no se quiere pasar la revisión exhaustiva a la que será sometida cada una de las alforjas con las que se acuda al estadio, con un vigilante y un Policía Nacional presente en cada puerta cuando lo habitual es un vigilante cada dos puertas. Si lo normal es abrir el estadio al público hora y media antes, en esta ocasión será a partir de las 16:15 cuando el público tendrá acceso, media hora más de lo habitual.

En la rueda de prensa en la que se dieron a conocer las medidas, la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, advirtió de que “se examinarán hasta los bocadillos”.

Con los precedentes de la suspensión de los duelos entre Bélgica y España y Alemania y Países Bajos por riesgo de atentado, las autoridades españolas mantienen el nivel 4 de alerta.

"No tenemos que vivir con miedo, tenemos que defender nuestros valores, ir al estadio a disfrutar de un partido con carácter internacional por la cantidad de seguidores que fuera de nuestras fronteras tiene el Real Madrid y el Barcelona", recalcó Dancausa en su comparecencia del jueves.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es