2 de junio de 2020, 0:02:24
Sociedad

CRÓNICA RELIGIOSA


Crónica religiosa. "No se puede matar en nombre de Dios"

Rafael Ortega

José María Gil Tamayo, contundente al condenar los atentados de Mali y París. Por Rafael Ortega


“No se puede matar en nombre de Dios”, así de contundente, como no podía ser de otra manera, se ha expresado el Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, al condenar el atentado de Mali, como hizo la semana pasada tras los asesinatos de París. “Todo recurso a la violencia, ha dicho Gil Tamayo, tiene que ser condenado, es una perversión de Dios”. Al mismo tiempo, el Secretario General de la CEE indicó que “la inmensa mayoría de la comunidad musulmana condena los atentados y que no podemos generalizar ni poner en cuestión la fe sincera de tantos millones de personas”.

Termina así una semana centrada en el terror y con protagonismo para la Conferencia Episcopal Española que ha celebrado su Asamblea Plenaria que no ha emitido ninguna nota de cara a las elecciones generales, a pesar de que más de uno esperara “alguna indicación del voto”. La Asamblea Plenaria aprobó el Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal que ha sido elaborado por una comisión formada por el cardenal Fernando Sebastián, el obispo de Almería, Adolfo González Montes, el Arzobispo electo de Barcelona, Juan José Omella, y el obispo de Guadix, Ginés García Beltrán, con deseo de colocar a la Iglesia de nuestro país en “estado de misión evangelizadora”.

Una Asamblea Plenaria que ha confirmado a Fernando Giménez Barriocanal en su puesto de Vicesecretario General para Asuntos Económicos y con Fidel Herráez, Juan José Omella y Juan Antonio Menéndez, que tomarán próximamente posesión de sus sedes de Burgos, Barcelona y Astorga, y con rumores en el aire sobre próximos cambios y nombramientos. Habrá sorpresas, seguro, pues el dedo de Roma funciona y ya las indicaciones no llegan solo de Madrid.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es