15 de octubre de 2019, 16:45:26
Mundo

LOS FALASH MORA


Israel acogerá a la última gran tribu hebrea perdida: los Falash Mora

B.M.H.

Mientras Europa lidia con su crisis, Tel Aviv recibirá a 9.000 personas. Por B.M.H.


El Gobierno de Benjamin Netanyahu aprobó la semana pasada la acogida de más de 9.000 miembros de la etnia Falash Mora, provenientes del Cuerno de África y pertenecientes a la ancestral tribu bíblica de los Dan.

En la última gran medida migratoria aprobada por el país hebreo, que pone fin a décadas de intenso debate en el seno del estado sionista, a estos millares de personas se les ha permitido acogerse a la Ley del Retorno, por la que cualquier ciudadano puede solicitar la ciudadanía siempre y cuando demuestre un linaje judaico.

Los Falash Mora, que en la actualidad viven recluidos en campos de acogida financiados por Israel en Etiopía, fueron obligados a convertirse al cristianismo por misioneros para no ser masacrados durante los siglos XIX y XX.

En este sentido, el Ministerio del Interior hebreo les obligará a reconvertirse al judaísmo como condición indispensable para obtener la ciudadanía, así como aceptar ser instruidos en los valores y la historia del movimiento sionista.

Estos 9.000 Falash Mora se unirán en los próximos cinco años, plazo acordado por unanimidad por el Gabinete, a una incipiente comunidad etíope residente dentro de las fronteras israelíes que alcanza según el último censo las 135.000 personas.

Sin embargo, a pesar de su numerosa representación (el 2 por ciento) en un país de poco más de 8 millones de personas, los ciudadanos de origen etíope siguen al margen de gran parte de la vida social, económica y política del país.

Según los últimos informes, los retornados de origen africano ganan de media un 35 por ciento menos que el resto de israelíes, su tasa de desempleo roza el 30 por ciento, sólo la mitad de ellos logran el graduado escolar, por el 63 por ciento de sus compatriotas, y apenas siete retornados etíopes han logrado un escaño en toda la historia del Knesset, el Parlamento nacional. Sin embargo, su presencia en las Fuerzas Armadas es muy elevada, pues muchos lo ven como una salida de futuro.

Tras la emisión de un vídeo en el que un soldado de origen etíope recibía una paliza por parte de dos agentes de policía israelíes, estos desencuentros entre comunidades desembocaron en violentas manifestaciones a comienzos de este año. Así, la medida de acoger a los Falash Mora ha sido interpretada por los medios locales como un gesto de acercamiento del Gobierno de Netanyahu a los líderes de los etíopes hebreos.

A lo largo de los últimos 200 años, los Falash Mora han vivido en un millar de asentamientos del norte y el noroeste de Etiopía y no fue hasta 1977 cuando Israel aprobó su integración como ciudadanos hebreos de pleno derecho.

Desde 1979 y hasta finales de la década de los 90, en el marco de la Operación Salomón, Israel organizó numerosos vuelos entre Tel Aviv y Addis Abbeba para trasladar a estas comunidades, una operación que se reiniciará por última vez con estos 9.000 Falash Mora.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es