18 de septiembre de 2021, 0:34:40
Opinión

Y DIGO YO


¿Por qué no debate Rajoy?

Javier Cámara


No se entiende muy bien, desde ningún punto de vista, que el presidente del Gobierno quiera hacer campaña electoral ayudando con chascarrillos en la retransmisión de un partido de Champions del Real Madrid en la cadena COPE o contando cuáles eran sus películas favoritas de pequeño en el programa “¡Qué tiempo tan feliz!” con la periodista María Teresa Campos o mostrando sus habilidades en la cocina de la casa de Bertín Osborne durante su programa “En tu casa o en la mía” y que, sin embargo, no quiera debatir sobre sus propuestas junto a Sánchez, Rivera e Iglesias.

¿No quiere o no se atreve? Mariano Rajoy sólo se “enfrentará” a Pedro Sánchez. No debatirá con nadie más. ¿Nos desprecia, como dice el secretario general del PSOE? ¿Muestra carencias, como apunta el líder de Ciudadanos? ¿O es que no da la talla, como asegura el responsable máximo de Podemos?

En el PP se defienden con que lo importante no es quién vaya sino tener las ideas claras y un buen equipo. En este sentido, destacan que la vicepresidenta es una representación más que competente. Aun así, parece claro que en un debate entre candidatos a la Presidencia del Gobierno, el actual, tiene que estar. Su ausencia no hace sino alimentar los rumores que señalan a Soraya Sáenz de Santamaría como próxima candidata. Es más, algunos mentideros ya afirman, incluso, que existe un pacto con Ciudadanos para formar Gobierno, pero con Rajoy fuera de la Presidencia. ¿Será este el verdadero motivo?

Aunque fuentes populares subrayan que el PP lo que quiere es estar más en la calle y menos en televisión, lo cierto es que el periplo de Mariano Rajoy por las cadenas en la recta final de legislatura indica lo contrario. Pero claro, la ciudadanía quiere debate. Reírse con Bertín, con “la Campos” y con Manolo Lama está bien, no digo que no tenga que ir a esos espacios, pero la gente lo que quiere también es verle debatir, que para eso es el presidente, compararlo con sus contrincantes, ver si está a la altura de las nuevas generaciones y, en definitiva, pulsar su tono.

Quizá el motivo real por el que no quiere debatir es porque no quiere enfrentarse a Albert Rivera. Puede ser, simplemente, que Rajoy no quiere debatir porque sabe que pierde. Han sido cuatro años muy duros, con medidas muy impopulares en los que se han presentado, además, nuevos y buenos jugadores ante el tablero. El presidente sabe que no goza de una buena imagen, aunque más gente de la que se pronuncia públicamente confíe en la seriedad de su gestión.

Prestándose a debatir sólo con Pedro Sánchez, el PP está diciendo que entiende que la lucha está únicamente entre sus dos modelos políticos, pero la realidad de las encuestas dice que quizá haya dos realidades más y, por tanto, sí parecería conveniente un debate a cuatro.

Lo que es seguro es que las cabezas pensantes de Génova se han puesto en los dos supuestos, debatir y no hacerlo, y si se decidieron por la segunda opción es porque interesa. Como siempre, puro cálculo electoral.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es