9 de diciembre de 2019, 13:01:40
Opinion

¡ARRESTE A LOS QUE APLAUDEN!


Sentí como si el alma se me helase

Elena Viñas García


Joaquín, uno de los personajes de la novela Abel Sánchez de Miguel de Unamuno, dice: “Sentí como si el alma se me helase. Y el hielo me apretaba el corazón. Eran como llamas de hielo. Me costaba respirar”. Estas metafóricas frases las reproduce Julián Marías en un libro de 1976 en el que analiza las claves del pensamiento unamuniano. Pienso en ellas como una forma de describir qué se siente cuando te invade la incertidumbre.

Unamuno se sirve del lenguaje para transmitir un episodio emotivo que me he tomado la libertad de asociar a la falta de certeza, pero que bien puede narrar un episodio de miedo, inseguridad o desconsuelo. He ahí el talento del filósofo en el manejo de las palabras, de las que subyace un sentimiento de amargura y angustia al hacer partícipe al lector de un acontecimiento que a su personaje le abruma y consterna, y que parece conducirlo inexorablemente a la enajenación.

Porque nada acongoja más que la incertidumbre, concepto definido en el diccionario como falta de certidumbre. Pero, ¿qué es certidumbre? El conocimiento seguro y claro de algo. ¿Seguro y claro? ¿Qué hay seguro y claro?

Pocas son las certezas y muchas las inquietudes. Nadie está a salvo de ellas. Ni nuestros puestos de trabajo, ni nuestras relaciones personales ni nuestra salud son inmunes a mutar. Los cambios más dolorosos, los que interrumpen la rutina, los que nos hacen anhelar el sosiego de los días aciagos, son los responsables de que el alma se hiele y el hielo apriete el corazón.

Aunque la angustia impide respirar, vuelves a hacerlo sorprendiéndote por ello. Rodeada de silencio - expresión de Marías -, la tragedia ofrece la oportunidad de entender qué es auténtico. Y en esos “trances de ahogo” - dice Unamuno - comprendes que te pasarás la vida “luchando con el misterio” y aun sin esperanza de penetrarlo, “porque esa lucha es mi alimento y mi consuelo”. Sí, su consuelo: “Me he acostumbrado a sacar esperanza de la desesperación misma”, añade el filósofo.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es