14 de noviembre de 2019, 4:57:20
Editorial


Cataluña: ¿Es real el “no” de la CUP?



La negativa de las bases de la CUP a que Mas sea investido presidente no es definitiva, aunque sí mayoritaria entre los antisistema. Ello ha hecho cundir el nerviosismo en Juntos por el Sí, en especial entre lo que queda de Convergencia. Son ya más de dos meses desde que se celebraron las elecciones, y aún no hay quien presida la Generalidad. Empieza a cobrar fuerza la idea de unas nuevas elecciones para el próximo marzo. Serían las cuartas en cinco años, lo que da idea del tremendo despropósito en que Mas ha convertido la vida política catalana.

Con todo, la postura de la CUP dista mucho de ser inamovible. Hay dos sensibilidades: la de quienes quieren la revolución y luego la independencia - las bases- y la de quienes estarían dispuestos a sostener a Mas a cambio de obtener cuantiosas concesiones. Y cualquiera de las dos es funesta para Cataluña. Artur Mas no sólo ha dinamitado Convergencia, sino que ha fortalecido enormemente a un partido antisistema e independentista radical cuyos postulados representan la antítesis de la convivencia.

Juntos por el Sí ha ofrecido a la CUP un cheque en blanco a cambio únicamente de que el partido de Antonio Baños consienta en investir a Mas. ¿Es impostura, o acabará ocurriendo que los antisistema no den su brazo a torcer? Sea como fuere, el tiempo sigue pasando sin que Cataluña tenga quien la gobierne. Y toda la responsabilidad es de Artur Mas.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es