7 de diciembre de 2019, 8:35:21
toros

El diestro no defrauda y corta cuatro orejas


José Tomás sale por la Puerta Grande de Las Ventas



Espectacular ambiente en La Plaza de las Ventas. José Tomás ha vuelto después de seis años y los aficionados han pagado hasta 3.800 euros en la reventa para poder disfrutar de su arte. El Rey y la Infanta Elena no han faltado a la cita sentados en la barrera del tendido número 1. Componen el cartel, junto al torero madrileño, Javier Conde y Daniel Luque, que confirma alternativa. Los toros son de Victoriano del Río y Cortés.



Vestido de azul y oro, Tomás, al que se le ha encargado lidiar al tercer y quinto astados, ha sido recibido con un ensordecedor aplauso.

Daniel Luque, en la confirmación de su alternativa, ha inaugurado la corrida más relevante de la Feria del Aniversario. Luque no se ha lucido en el primer toro y se ha enfrentado a un morlaco algo flojo. Ha resuelto la faena con media estocada que no ha convencido al público.

En el segundo toro de la tarde ha corrido a cargo de Javier Conde. José Tomás entró entonces al ruedo para realizar su primer quite de su regreso de Las Ventas. Un quite por gaoneras que los aficionados han ovacionado. Conde ha defraudo con un toro que ha brindado al Rey. Pinchazo y media estacada baja que ha sido contestado por pitos de las gradas.

Tomás se ha enfrentado a “Dakar”, un toro de Victoriano del Río negro bragado de 525 kilos, que ha recibido abucheos al principio de la faena. El torero ha aguantado las rachas de viento entre enganchones y ovaciones. La Plaza se ha puesto en pie cuando iba a por la espada. Cuando se ha dispuesto a entrar a matar se ha quedado en la cara y se ha chocado contra la testuz del toro. Ha matado de media estocada y cortado dos orejas.

Con el cuarto toro, Javier Conde ha intentado compensar su primera faena. Tomás ha realizado otro quite por verónicas no muy lucido. Sin embargo, a pesar de lidiar un toro noble, no ha matado bien: pinchazo y descabello que ha terminado en una pitada de las gradas.

De salida, el quinto toro, no le facilitó al de Galapagar el lucimiento. En cambio, después del primer puyazo, lanceó por verónicas empapando la cara del toro con los vuelos de su capote con lo que arrancó la emoción en los tendidos. El astado es de mejor condición que su primero. Soberbio con su último toro, ha cortado otras dos orejas.

La escasez de fuerza del sexto toro impidió el triunfo de Daniel Luque.

Esta tarde memorable ha culminado con la salida José Tomás a hombros por la Puerta Grande de la plaza más importante del mundo.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es