22 de octubre de 2019, 3:23:57
Cultura


Susanna de Haendel, segunda cita del ciclo Universo Barroco

Alicia Huerta

El próximo lunes 14 de diciembre.


Después de la ópera Alcina, otra obra de Haendel, el ciclo Universo Barroco del Centro Nacional de Difusión Musical estrena el oratorio Susanna interpretado por la orquesta Wiener Akademie y con Carlos Mena y Sophie Karthäuser como voces destacadas.

El próximo lunes 14 de diciembre, el CNDM presenta Susanna de Haendel, la segunda cita de esta temporada de su ciclo Universo Barroco en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música, cuya programación se extenderá hasta el 26 de abril con la presencia, ya habitual, de prestigiosos nombres del panorama musical internacional, como Philippe Jaroussky, Jordi Savall, Karina Gauvin, Carlos Mena, Sonia Prina o Roberta Invernizzi. La excelencia de las cinco temporadas que forman este proyecto se ve reconocida por la multitud de cantantes y producciones premiados que han pasado por este ciclo, que lo han convertido en una de las paradas importantes del circuito musical internacional: Philippe Jaroussky, Jordi Savall con Hespèrion XXI y La Capella Reial de Catalunya y Andreas Staier, premiados en las ediciones del 2013 y 2014 de los International Classical Music Awards; Paul O'Dette y Stephen Stubbs junto a la Boston Early Music Festival Vocal & Chamber Ensemble, galardonados en los Grammy Awards 2015 y Cecilia Bartoli en la edición de 2012; Ann Hallenberg, ganadora en los International Opera Awards 2014. Y solo hace dos días, Joyce DiDonato obtenía el premio como "Mejor cantante de ópera" en los X Premios Líricos Teatro Campoamor por su papel principal en la ópera en concierto Alcina de Haendel, cita que inauguró la pasada temporada de este ciclo del CNDM. DiDonato además es una de las protagonistas del actual XXII ciclo de Lied, también dirigido por el CNDM, y actuará en el Teatro de la Zarzuela el 30 de mayo de 2016, junto al pianista David Zobel.

Escrito por G. F Haendel en 1748 y estrenado en el Covent Garden de Londres en febrero del año siguiente, Susanna es uno de los oratorios escritos por el autor alemán nacionalizado inglés en la década de los 40, género que se centró en cultivar regularmente durante esa época: Saul, L’Allegro, Il Penseroso ed il Moderato, Messiah, Belshazzar, Judas Maccabaeus, Joshua, Occasional Oratorio, Alexander Balus. Ya desde la primera década del siglo XVIII, a su paso por Italia, había escrito algunas páginas notorias sobre estos textos a mitad de camino entre el teatro y el templo. Según el musicólogo Joseba Berrocal: "el oratorio, tal y como lo entendía un Haendel ya naturalizado como súbdito británico, era un espectáculo que recogía los aspectos más valiosos del mundo operístico sin tener que cargar con sus desventajas. Su producción era infinitamente más económica, al evitarse las puestas en escena y los disparatados salarios de los solistas virtuosos. El público potencial era mucho más amplio, recuperando a todas aquellas personas que no querían asistir a un espectáculo en lengua italiana, y a todas aquellas que consideraban pecaminosa la asistencia a una ópera.

Por otra parte, el oratorio dejaba una gran libertad a los libretistas: desde textos de una narrativa casi inexistente, como es el caso del Messiah, hasta verdaderas tramas armadas a la manera de una obra teatral, como es el caso de Theodora. Igualmente poderoso es el recurso del Coro, un personaje colectivo que en la ópera tenía poco recorrido y que en el oratorio recibe un rol fundamental, bien de subrayado o bien de contraste. Todas estas características se encuentran en Susanna, basada en el pasaje bíblico de "Susanna y los viejos" ampliamente usado por artistas de diferentes épocas - pintores como Tiepolo, Rembrandt, Tintoretto o Van Dyck le dedicaron obras a esta historia - como inspiración. La producción que podrá escucharse en Madrid cuenta con el reconocido talento de la Orquesta y Consort de la Wiener Akademie, dirigidos por su creador, Martin Haselböck, y con las voces de Carlos Mena, Sophie Karthäuser, Alois Mühlbacher, Marie-Sophie Pollak y Paul Schweinester.

Desde 1985, año en el que el distinguido director musical y organista Martin Haselböck fundó la Orchester Wiener Akademie, la orquesta ha recibido elogios internacionales por su inconfundible musicalidad y virtuosismo. La Orchester Wiener Akademie es, por otra parte, la única orquesta austriaca que ofrece un amplio repertorio de las épocas barrocas, clásicas, románticas y de principios del siglo XX, con instrumentos antiguos. El ciclo anual de conciertos en el Musikverein de Viena se ha convertido en un popular acontecimiento fijo en el calendario de la ciudad, con artistas invitados como Daniel Hope, Thomas Hampson, Elisabeth Kulman, Cecilia Bartoli y muchos otros. La orquesta, que hace numerosas giras, ha aparecido en festivales internacionales de música y series de conciertos como el Festival de Primavera de Praga y Festival Schleswig-Holstein, entre otros. Los proyectos de ópera y teatro forman parte de su trabajo habitual, tanto con sus propias producciones como a través de colaboraciones. Las producciones más recientes incluyen las principales óperas de Mozart, Orfeo ed Euridice de Gluck y muchas óperas de Haydn. Con el actor John Malkovich, han estrenado dos obras músico-teatrales del escritor y director austriaco, Michael Sturminger: Infernal Comedy en 2009 y The Giacomo Variations en 2011. En 2014, Martin Haselböck y su orquesta estrenaron el nuevo ciclo de conciertos RE-SOUND Beethoven.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es