26 de enero de 2020, 20:33:08
Opinion

Y DIGO YO


Los debates gustan, pero no deciden

Javier Cámara


El PSOE va a por Ciudadanos y Ciudadanos va a por el PP. Podemos va a por el PSOE y el PP va a defenderse. Los nacionalistas va a por España y UPyD e IU no van a por nadie porque casi no cuentan.

Esto lo sabemos porque escuchamos a sus representantes en los pasillos, en los mítines, en espacios de radio o televisión donde acuden solos y, si acaso, lo intuimos en alguno de los debates que nos programan en las grandes cadenas o periódicos o universidades o... Los formatos que hemos visto para que los aspirantes a algo desgranen, expliquen y maticen sus programas electorales no están sirviendo para mucho.

Y digo yo: ¿Alguien me puede decir qué sacó en claro para decidir su voto del debate a 4 del pasado lunes?

Pues al margen de que había 10.000 luces led, 500 personas trabajando para ver que Sáez de Santamaría es la más bajita, a un Sánchez que no termina de conectar con nadie, los acuosos sobacos de Iglesias y su dominio del inglés y el nerviosismo que no es tal, pero que lo parece, de Rivera, ninguna conclusión política.

Y esto en un debate a 4. En el debate a 9 la cosa se complica aún más. Extraer una idea que valga la pena es misión casi imposible. Y cuando alguien innova, salta al unísono toda la progresía española, la prensa amiga de lo políticamente correcto, a atizar hasta hacer sangre porque ha meado fuera del tiesto.

Según Hernando, lo más importante para España ahora es solucionar el problema que tiene el PP con Bárcenas, aunque criticó, aun más a Ciudadanos. Poco aclaró sobre el programa del PSOE y sí despejó todas las dudas sobre quiénes son sus rivales directos, porque no dio respiro a la número tres de la formación de Rivera.

Para Errejón ya no existe la casta. En Podemos ya no se habla de la ralea que tanto criticaban al principio, quizá porque ahora forman parte de ella. Prefieren hablar de “privilegiados”. Veremos qué se inventan cuando ellos también sean unos elegidos y no hayan hecho nada para evitarlo.

Mejor parece que le están saliendo las cosas al PP. Está siendo el mejor jugador. Lleva las riendas de los debates y marca las reglas de lo que es serio y lo que no. Mientras los demás las acaten, seguirán llevando ventaja. Rajoy ha decidido no ir a los combates multitudinarios. No le va el rollo coral. Hace lo que quiere. Ni caso de las críticas y no le está yendo mal. De hecho, es al que mejor le va, a la vista de las encuestas.

Impacientes por verle en acción frente a un rival que echará el resto porque cada día tiene menos que perder y mucho que ganar. Aun así, me temo que el mejor resumen del debate me lo empezarán a mandar las redes sociales en forma de memes a medida que se desarrolle el enfrentamiento. Siempre a la última, casi siempre acertados.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es