11 de noviembre de 2019, 23:41:45
Nacional

FELIPE VI ADVIERTE DE QUE LA RUPTURA DE LA LEY CONDUCE A LA DECADENCIA


El Rey pide debate y diálogo para defender la unidad de España

Efe

El monarca reclama entendimiento. Lea el discurso íntegro aquí.


El Rey ha apelado este jueves al sentido del deber, la responsabilidad y la voluntad de entendimiento de los partidos para que ejerzan una política basada en "el diálogo, la concertación y el compromiso", que sirva a los intereses generales por encima de todo y resuelva los problemas de los ciudadanos.

En su mensaje de Navidad, después de unas elecciones que dibujan un escenario complejo para la formación de gobierno, don Felipe ha subrayado que la nueva legislatura requiere "todos los esfuerzos, las energías, las voluntades" de las instituciones democráticas "para asegurar y consolidar" lo conseguido en las ultimas décadas y adecuar el "progreso político a la realidad de la sociedad de hoy".

"Unas instituciones dinámicas que caminen siempre al mismo paso del pueblo español al que sirven" y "que sean sensibles con las demandas de rigor, rectitud e integridad que exigen los ciudadanos para la vida pública", ha añadido al reivindicar el compromiso de las fuerzas políticas y sociales con el servicio "a los intereses generales de la nación, que deben estar siempre por encima de todo".

El jefe del Estado ha transmitido por tanto un mensaje de "esperanza en que la reflexión serena, el contraste sincero y leal de las opiniones" y el respeto tanto a la realidad de la Historia de España como a la "íntima comunidad de afectos e intereses entre todos los españoles" alimenten la vigencia de su mejor "espíritu constitucional".

Tras animar a seguir caminando con "voluntad de entendimiento" y con "espíritu de unión", así como con diálogo, sentido del deber y responsabilidad, ha instado a todos los españoles a vivir "ese compromiso ético que hace grande a un pueblo" uniendo sus corazones, "porque hace décadas el pueblo español decidió, de una vez por todas y para siempre, darse la mano y no la espalda".

"Hagámoslo con toda la fuerza y la confianza de quienes estamos orgullosos -con razón- de lo que hemos conseguido juntos y, sobre todo, de lo que juntos vamos a conseguir", ha continuado el Monarca en sus palabras de confianza en el futuro de España.

"Tengamos fe y creamos en nuestro país; España tiene una resistencia a la adversidad, una capacidad de superación y una fuerza interior mucho mayor de lo que a veces pensamos", ha insistido el Rey, antes de proclamar: "Los españoles nunca nos hemos rendido ante las dificultades, que han sido grandes, y siempre las hemos vencido".

Don Felipe ha recordado en ese contexto que, tras las elecciones generales del domingo, en el actual régimen constitucional y de Monarquía parlamentaria, las Cortes Generales son "las titulares del poder de decisión" sobre las cuestiones que afectan a todos los españoles y la sede donde, tras el debate y diálogo entre partidos, se deben decidir los asuntos esenciales de la vida nacional.

"La pluralidad política expresada en las urnas aporta sin duda sensibilidades, visiones y perspectivas diferentes; y conlleva una forma de ejercer la política basada en el diálogo, la concertación y el compromiso, con la finalidad de tomar las mejores decisiones que resuelvan los problemas de los ciudadanos", ha argumentado.

"Ahora, lo que nos debe importar a todos, ante todo, es España y el interés general de los españoles", ha reafirmado Felipe VI, convencido de que los ciudadanos de hoy seguirán escribiendo la Historia de su tiempo "contando con todos: hombres y mujeres, jóvenes y mayores, nacidos aquí o venidos de fuera; empujando todos a la vez, sin que nadie se quede en el camino".

A continuación, ha dirigido a los españoles la siguiente reflexión: "Debemos mirar hacia adelante, porque en el mundo de hoy nadie espera a quien solo mira hacia atrás; debemos desterrar los enfrentamientos y los rencores; y sustituir el egoísmo por la generosidad, el pesimismo por la esperanza, el desamparo por la solidaridad".

Don Felipe ha subrayado que "la mejora de la economía es una prioridad para todos", antes de advertir: "Todas las instituciones tenemos un deber con los ciudadanos, las familias y especialmente los más jóvenes" para que puedan recuperar la "tranquilidad y la estabilidad con la que afrontar el futuro y la ilusión por un proyecto de vida".

"Todos deseamos un crecimiento económico sostenido, un crecimiento que permita seguir creando empleo -y empleo digno-, que fortalezca los servicios públicos esenciales, como la sanidad y la educación, y que permita reducir las desigualdades, acentuadas por la dureza de la crisis económica", han sido las palabras con las que ha completado su reflexión.

Tras referirse así a la coyuntura económica de España en el tramo final de su mensaje de Navidad, el Rey ha destacado asimismo la importancia de Europa como otra de las "grandes realidades" de los españoles, que presenta "grandes desafíos en su seno".

Así, ante desafíos como el terrorismo, el cambio climático y el drama de los refugiados y los migrantes "angustiados y acosados por la pobreza", "es necesario que la voz de España se haga oír en la Unión Europea y en las instituciones internacionales en todo aquello que afecta a nuestras convicciones y a nuestros interese vitales", ha recalado Felipe VI.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es