15 de diciembre de 2019, 20:39:45
Economía

ANÁLISIS


La incertidumbre política lastra la economía española

EL IMPARCIAL

Los analistas no prevén mejoras hasta que no se vea la formación de Gobierno. EL IMPARCIAL


La incertidumbre política es una de las principales amenazas para la economía española, tras registrar un crecimiento del 3,2% del PIB este año 2015. Tras las elecciones del 20 de diciembre hasta el fin de año, el Ibex 35 ha registrado un descenso del 2%, y la prima de riesgo escalaba 12 puntos hasta los 115.

Con el nuevo año, la Bolsa reabre en circunstancias no demasiado halagüeñas: China cerraba sus mercados bursátiles este lunes por primera vez en su historia y Europa amanecía teñida de rojo.

En este contexto, el principal indicador bursátil español se dejaba casi 2 puntos y perdía la barrera psicológica de los 9.400 puntos, mientras que la prima de riesgo permanecía estable.

Para los analistas de Renta 4, la volatilidad registrada en los mercados durante las últimas semanas se mantendrá, debido a las dudas sobre China y a la progresiva subida de tipos en EEUU.

Sin embargo, no todos los problemas llegan de fuera ya que, según estos analistas “la incertidumbre política seguirá pesando en el Ibex”. Según relatan, el escenario más previsible es que se vuelvan a celebrar elecciones en Cataluña a finales de marzo, mientras que en el contexto de la política nacional, no hay avances para la formación de un gobierno estable.

“Mientras persista esta incertidumbre, el mercado español se comportará previsiblemente peor que el resto de plazas europeas”, observan desde Renta 4.

Por su parte, Miguel Ángel Paz, director de la Unidad de Gestión de Unicorp, apunta que ese diferencial con el resto de Bolsas del Continente se ha venido dando durante todo 2015, y que si bien “no se cerrará hasta que la formación de un Gobierno sea más visible”, tampoco se prevé que se agrave, ya que los inversores cuentan con que se celebrarán unas nuevas elecciones.

En cuanto a los sectores más perjudicados por este impacto político, según Renta 4, serán los más regulados y sensibles a tipos, como eléctrico, financiero, o con elevada exposición doméstica, como el inmobiliario o el hotelero.

Los economistas han estado siguiendo las consecuencias de un gobierno inestable sobre la marcha de la economía española. Ya el pasado otoño, el presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), José Luis Feito, reflexionaba sobre estos riesgos durante la presentación de un informe de la institución sobre los Presupuestos Generales del Estado para 2016. Minimizaba entonces las consecuencias de la crisis china y alertaba de la incertidumbre política que se cernía sobre España: “Gobierne quien gobierne, si hay una coalición que revierte las reformas y deshace los ajustes, se puede vaticinar que el crecimiento del empleo explotaría como un globo”.

La agencia de calificación de riesgo Moody's se expresaba en términos similares tras conocer el resultado electoral, que, a su juicio, siembra dudas sobre la continuidad de las reformas y la reducción del déficit público. En un comunicado, la agencia señalaba que será difícil formar un nuevo Gobierno y, de no lograrse, sería necesarias unas nuevas elecciones, con una incierta y prolongada fase política.

De momento, el impacto ha quedado recogido por la economía financiera, aunque la incertidumbre de carácter político también puede retrasar decisiones de inversión. El último dato de pedidos industriales es del pasado mes de octubre y muestra una bajada del 2,8% frente al mismo mes del año anterior.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es