15 de noviembre de 2019, 19:39:39
Deportes

RALLY DAKAR 2016


La mala suerte vuelve a frenar a Carlos Sáinz: abandona el Dakar

EL IMPARCIAL

Una avería le apea de la competición cuando lucía liderato. Por EL IMPARCIAL


El Peugeot DKR2008 que había arrancado dos victorias parciales consecutivas en las dos etapas precedentes del rally Dakar 2016 ha trompicado su firme andadura este miércoles, para conducir el transcurrir triunfal de Carlos Sáinz, que cimentaba, kilómetro a milómetro y tramo a tramo, un liderato sólido, hacia un epílogo tan prematuro como indigesto. El problema desatado en un tirante roto, que está localizado entre la caja de cambios y el motor, ha condenado al representante madrileño al abandono en la décima etapa, en la que el recorrido unía las localidades argentinas de Belén y La Rioja.

El piloto español, de icónico desempeño y desdicha, se descubrió varado en las dunas mientras su ventaja con Peterhansel se deshilachaba, con 20 minutos de desventaja en el último tercio del curso, al tiempo que aguardaba la llegada de las asistencias. La tétrica trama, que tomó forma en el kilómetro 213 de la prueba, a 30 de la meta, incluyó en su menú un pinchazo como apertura, la pérdida de un punto de control y el atoramiento final. La tesitura, de complicado trago, suponía la pérdida virtual de cualquier opción de triunfo global en una prueba de la que ya resultó campeón en 2010. De seguir en carrera, Sáinz, de 53 años, lucharía contra sí mismo y no por alcanzar el rebufo de los colosos galos, ni siquiera por aferrarse a puestos de relumbrón.

"Tenemos que ser prudentes; todavía queda mucha carrera", esclarecía el experimentado conductor nacional este martes, al término de la jornada que le situaba en la cima de la clasificación general. En efecto, el trecho de 7 minutos que le coronó la pasada noche se deshizo a la velocidad disparada con la que Peterhansel y Despres monopolizaron la huida hacia adelante en las dunas que culminó con un golpe sobre la mesa al resto de aspirantes. El actual líder, que eludió una sanción relativa a un supuesto repostaje ilegal, dibuja ya un paseo triunfal hasta Rosario -en pos de su duodécimo título, el sexto en la categoría de coches-, tras haber afrontado con éxito la que definía como "una de las útimas oportunidades que tenemos si queremos ganar la prueba".

De este tenebrosa manera se cerró una etapa que hubo de ser modificada por la crecida y desborde de un río, de meta y localización similar a la que también sacó de carrera al español en 2009. Contaba, además de los imprevistos sobrevenidos, con una hoja de ruta incierta, innovadora, de la que Sáinz alertaba en su diagnóstico previo: "Este miércoles nos toca abrir pista en otra etapa de navegación. Al salir además por delante de las motos no tendremos ninguna referencia. Confío en Lucas y espero que lo hagamos bien". Al parecer, la marejada se abrió al no conseguir encontrar el primer way point.









El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es