28 de noviembre de 2020, 20:43:56
Sociedad

JUICIO POR EL ASESINATO DE ISABEL CARRASCO


El abogado de Gago no aclara su desaparición: "Fue por motivos personales"

Efe

Han declarado el hermano de Raquel Gago y el marido de Montserrat González.


El letrado Fermín Guerrero, cuya incomparecencia obligó este jueves a suspender el juicio por el asesinato de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco, ha asegurado que su ausencia se debió exclusivamente a "motivos personales", y afirmado que se encuentra "perfectamente".

Guerrero representa en este proceso a la agente de policía local Raquel Gago, una de las tres acusadas por el asesinato de Carrasco junto a Montserrat González y la hija de ésta, Triana Martínez. Aunque a su llegada esta mañana al edificio de la Audiencia de León, donde se celebra el juicio, declinó hacer declaraciones aunque sí se ha parado ante los periodistas en uno de los recesos de la vista. "Estoy bien", ha asegurado Guerrero, quien ha señalado que ya había aclarado lo sucedido "ante quien lo tenía que hacer", en alusión al presidente del tribunal, Carlos Álvarez, y su patrocinada.

"Todo está bien", ha repetido el letrado antes de insistir en que su incomparecencia se debió a un "motivo privado imprevisto", y que "no responde a ningún tipo de estrategia" porque "no nos hubiera beneficiado para nada", ha apostillado el abogado, cuyo bufete está radicado en Murcia.

El juicio por el crimen de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco se ha reanudado a las 9.20 horas de este jueves con la intervención del presidente del tribunal para explicar que Raquel Gago le había transmitido que seguía contando con la confianza de su abogado y que Guerrero seguiría ejerciendo su defensa.

También ha señalado que Guerrero le ha anticipado sus explicaciones, aunque ha subrayado que el letrado tendrá que dar cuenta por escrito del incidente en una pieza independiente dentro de la causa para determinar así las responsabilidades en las que puede haber incurrido.

Guerrero, por su parte, se ha disculpado ante la sala y pedido perdón por las molestias causadas por su incomparecencia del miércoles.

La misteriosa desaparición de este abogado obligó a suspender la sesión del juicio de este miércoles, y causó un notable revuelo en la ciudad ya que durante horas fue buscado por decenas de policías ante el temor de que hubiera podido sufrir una indisposición.

Un familiar alertó de la desaparición del letrado poco después de las 5.00 horas de la madrugada del miércoles por lo que se activó un dispositivo de búsqueda que dio resultado a primera hora de la tarde, cuando fue localizado en la calle Fray Luis de León junto a su coche, que se encontraba mal aparcado.

Una vez encontrado por una patrulla de la Policía Local, fue trasladado a la Comisaría central de la ciudad donde declaró que su desaparición fue "voluntaria", pero se negó a aclarar el motivo.

El hermano de Raquel Gago afirma que la ha visto 'bloquearse'

Carlos Gago, hermano de la policía local Raquel Gago, una de las tres acusadas en el caso del asesinato de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carasco, ha asegurado que la ha visto "bloquearse" en alguna ocasión en situaciones de estrés.

Carlos Gago ha comparecido hoy como testigo en el juicio que se sigue en la Audiencia de León por la crimen de Isabel Carrasco, en el que, además de su hermana, están acusadas Montserrat González y la hija de ésta, Triana Martínez.

En su declaración ha afirmado que su hermana es "muy buena persona, familiar y cariñosa" y ha subrayado que sería incapaz de participar en un asesinato. "No tiene nada que ver con este asunto. Sales en la foto y estás en la foto, nada más", ha afirmado el testigo.

Ha avalado la versión de su hermana de que se bloquea en situaciones de estrés, motivo por el cual no acudió a informar a la Policía de que había visto a su amiga Triana el día del crimen. Raquel afirma que se bloqueó y su hermano ha declarado que la ha visto así en otras ocasiones, como por ejemplo cuando murió su abuela.

"Estuvo unos días muy apagada, como en su mundo", ha rememorado Gago, que ha explicado que tuvo noticia del crimen de Isabel Carrasco por su madre, que la llamó para contárselo sobre las siete de la tarde de ese día.

Al día siguiente fue su hermana la que le llamó y le dijo que le buscase un buen abogado porque la habían metido en un lío, aunque él ya se había enterado de que la relacionaban con el caso. A preguntas de la defensa, Carlos Gago ha negado que su hermana sea homosexual -como se rumoreó en un principio- atribuyéndole una relación con Triana Martínez como móvil de su implicación.

"Que se haya insinuado que tuviera una relación con Triana es suciedad, una barbaridad, nunca me he creído que sea homosexual", ha zanjado al respecto. Raquel y Triana han declarado que se encontraron casualmente en la calle y la segunda afirma que introdujo el arma en el coche sin que lo supiese su amiga, mientras que el fiscal sostiene que fueron cómplices en el plan urdido por Montserrat González para matar a Isabel Carrasco.

El marido de la asesina confesa dice que fue engañada para forzar la declaración

El inspector de Policía Pablo Antonio Martínez, marido y padre de dos de las acusadas del asesinato de Isabel Carrasco, Montserrat González y Triana Martínez, respectivamente, ha denunciado que ambas fueron "engañadas" tras su detención para forzar una declaración.

Martínez ha abierto el turno de declaraciones en el juicio que se celebra en la Audiencia de León por el asesinato de Isabel Carrasco el 12 de mayo de 2014, del que Montserrat González se ha proclamado única responsable, exculpando así a su hija y a la otra acusada en el proceso, la policía local Raquel Gago.

En su declaración ha cuestionado los métodos seguidos por los dos policías llegados a León al día siguiente del crimen desde la Comisaría de Burgos para dirigir la investigación por orden del jefe superior de Policía de Castilla y León.

Según ha explicado fue el primer abogado que representó a su mujer y a su hija, Fernando Cornejo, amigo personal suyo, quien le alertó de que el procedimiento seguido en Comisaría estaba plagado de irregularidades y que las habían "engañado como a chinas" para forzar su declaración.

"Utilizaron un procedimiento de manual de perros viejos de homicidio para ganar la confianza de los detenidos y obtener así información", ha afirmado este testigo que era el máximo responsable de la Policía Nacional en Astorga (León) cuando sucedieron los hechos y días después fue trasladado a Gijón.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es