15 de octubre de 2019, 3:51:11
Nacional

ESTE SÁBADO COMIENZA LA DECISIVA REUNIÓN QUE PERMITIRÁ O NO AL LÍDER PACTAR


Comité Federal: Sánchez se juega poder gobernar o dimitir

Elena G. Antón

Se decidirá si permiten al secretario general pactar o no con Podemos.


En el escenario actual, todos los pactos posibles tienen algo de imposible. Con los escaños obtenidos por cada partido, ninguno necesita solo de socios ‘naturales’ para formar un Gobierno y el entendimiento entre históricos antagonistas no está siendo tarea fácil.

En esta situación, el PSOE, por un lado el partido a priori con más posibilidades de alcanzar un acuerdo con otras formaciones, es al mismo tiempo quien sufre la complicación por partida doble. No solo tienen que ponerse de acuerdo con otros, sino también entre ellos.

Los socialistas llegan al Comité Federal de este fin de semana con una posición de partido desdibujada entre las posiciones de unos sectores y otros. Los barones regionales, con Susana Díaz a la cabeza, cada vez cierran más el cerco a Sánchez sobre las líneas para pactar. Si bien desde la dirección aseguran que de este encuentro no saldrá una nueva resolución, pues sigue vigente la redactada en el mes de diciembre, los sectores críticos siguen dando puntadas rojas a las líneas acordadas entonces.

En paralelo, casi medio centenar de exdirigentes y exministros socialistas, con nombres como Joaquín Leguina, José Luis Corcuera o Carlos Solchaga, han decidido sumarse al caos interno que vive el partido en las horas previas al Comité Federal y han acordado presentar en esta reunión un documento en el que pedirán al PSOE que no se “suicide” pactando con Podemos, así como que rechace cualquier apoyo procedente de los partidos independentistas.

En este sentido, los barones van más allá, considerando que no solo el apoyo explícito, sino también por abstención, debe ser rechazado por Sánchez para formar Gobierno. El secretario general insiste en que él no se lo va a pedir, pero César Luena, secretario de organización, aseguraba este viernes que ERC y Convergencia estarán en la ronda de contactos que establecería Sánchez, en caso de ser nombrado para formar Gobierno. Aunque sostienen que hablar con todos es obligación, y que no implica pedir el apoyo de nadie, otros sectores del PSOE temen que Sánchez acepte ser investido con la abstención independentista, caso de ser motu propio. Algunos barones quieren que el texto de la resolución pactado en diciembre incluya ahora el compromiso de Sánchez a no formar Gobierno con el ‘permiso’ tácito de los secesionistas. Compromiso que el secretario general no considera necesario sellar.

Con este veto, sumado a lo irrefutable de que solo con el apoyo de Podemos e Izquierda Unida el PSOE no sumaría la mayoría parlamentaria, lo que este sector va a pedir en el Comité Federal es que Sánchez anteponga el interés general a la “estricta sujeción a las convicciones ideológicas” del partido y que intente conseguir sumar en la ecuación del pacto a Ciudadanos. Difícil tarea, a priori, por la declarada negativa de Rivera a apoyar un Gobierno con Podemos. Pero, teniendo en cuenta los cambios de postura políticos, es una opción improbable, pero no imposible.

El líder del PSOE, que se ha reunido con los barones regionales durante el viernes, previsiblemente escuchará todas estas peticiones-exigencias, pero no asumirá más compromisos de los firmados en diciembre para no hacer imposible la tarea de formar Gobierno. Única opción que salvaría la carrera política en el partido del aspirante a presidente.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es