22 de noviembre de 2019, 17:05:43
Nacional

FELIPE VI RECIBE ESTE LUNES A PATXI LÓPEZ EN ZARZUELA


El Rey no propondrá otro candidato que no tenga apoyos

EL IMPARCIAL

Fuentes de Zarzuela: trasladará "el foco" al Congreso.


Casi como una declaración de intenciones de cara a futuro, Felipe VI hacía hincapié durante el segundo discurso navideño de su reinado en el papel de las Cortes como representación de la soberanía popular y órgano principal de toma de decisiones políticas. Cuatro días después del 20D, sin todavía haber iniciado siquiera la ronda de contactos con los líderes de los partidos pero con un hortizonte que ya se intuía difícil, el Rey decía: "En un régimen constitucional y democrático de Monarquía Parlamentaria como el nuestro, las Cortes Generales, como depositarias de la soberanía nacional, son las titulares del poder de decisión sobre las cuestiones que conciernen y afectan al conjunto de los españoles: son la sede donde, tras el debate y el diálogo entre las fuerzas políticas, se deben abordar y decidir los asuntos esenciales de la vida nacional”. 70 días después y aún sin Gobierno, desde Casa Real han incidido de forma especual en esta idea y, según fuentes cercanas a Zarzuela, es muy probable que Don Felipe no proponga un candidato si no hay una garantía previa de que conseguirá los apoyos necesarios para ser investido.

Después del fracaso de Sánchez, una y no más. El proceso se invierte: ya no será la propuesta del Rey el punto de partida para iniciar las negociaciones entre partidos, sino que los representantes de las formaciones políticas deberán ir a Zarzuela con los deberes hechos y darle a Felipe VI un nombre y unos números. Que cuadre la famosa aritmética será ahora condición 'sine qua non' para volver a arrancar el proceso de investidura. Incluso, ante el oscuro escenario de pactos dadas las tensiones entre partidos, se contempla la posibilidad de no designar candidato alguno y dejar pasar los dos meses que marca la Ley para que el jefe del Estado disuelva las Cortes y convoque nuevas elecciones. En resumen, la Casa del Rey "trasladará el foco al Congreso", tal y como indican fuentes de Zarzuela.

Lo inédito de la situación hace que la legislación al respecto sea más bien laxa, por lo que todo parece posible. Según el artículo 99 de la Constitución, "si efectuadas las citadas votaciones -las celebradas los pasados 2 y 4 de marzo- no se otorgase la confianza para la investidura, se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores". Es decir, una tercera ronda de consultas como las que el Rey mantuvo en enero y febrero con representantes de todos los partidos que habían obtenido representación parlamentaria tras las elecciones. Pero, donde el reglamento es explícito marcando un plazo de dos meses exactos desde la primera votación en el Congreso hasta la obligación de convocar nuevas elecciones si no hay acuerdo, no indica en qué momento de esos dos meses debe el Rey iniciar las nuevas consultas. Por ello, se prevé que Felipe VI deje actuar a los partidos y, en todo caso, mantenga ciertos contactos telefónicos con representantes clave para las negociaciones en curso.

Durante la etapa política más convulsa de nuestro país desde la Transición, el papel de Don Felipe había adquirido una visibilidad importante tras el 20D, después la negativa de Rajoy a acudir a la investidura y la propuesta de Sánchez como candidato. Sin embargo, un nuevo intento fallido aumentaría el desgaste de la imagen de las instituciones y Casa del Rey se esfuerza por mostrarse neutral en el proceso.

De momento, y después de su conversación telefónica del viernes en la que el presidente del Congreso le comunicó los resultados, de nuevo negativos, de la segunda votación, el Rey recibirá este lunes a Patxi López en Zarzuela y desvelará, finalmente, qué papel decide jugar el jefe del Estado.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es