20 de octubre de 2019, 19:41:31
Nacional

PUBLICA UN LIBRO PLAGADO DE CRÍTICAS AL PRESIDENTE EN FUNCIONES


Rajoy tiembla ante el 'Yo no me callo' de Esperanza Aguirre

EL IMPARCIAL

Acusa a Rajoy de fomentar la "indefinición ideológica" del PP.


Esperanza Aguirre no se ha complicado mucho a la hora de titular su nuevo libro. El próximo martes, la exalcaldesa de Madrid presenta Yo no me callo, un libro autobiográfico en el que hace gala, desde la portada, de ese lenguaje directo y ese no tener pelos en la lengua que la caracterizan para contar el pasado, el presente y el futuro de la política española en base a sus experiencias. Que Aguirre no se calla, lo saben en Sol, en Génova y el Moncloa, y si el título ya hacía presagiar un buen puñado de 'zascas' en todas direcciones, el primer adelanto que este sábado ha enviado la editorial Espasa a la prensa afina el tiro de la 'lideresa': Mariano Rajoy es uno de sus principales objetivos.

En el fragmento avanzado, Aguirre analiza "El agotamiento del modelo de 1990", una especie de auge y caída del Partido Popular desde que empezó a erigirse como la alternativa a la apisonadora socialista de González hasta el reciente 20D, cuando perdió una parte importante de su base electoral. Para la exalcaldesa, el problema actual del PP es que, donde entonces supo posicionarse ideológicamente frente al PSOE, ahora evita toda alusión a la ideología, la diluye en las estrategias por competir con sus adversarios políticos y abusa de la vocación centrista en un momento en el que, dice Aguirre, "el centro se ha corrido hacia la izquierda".

Aguirre defiende en el libro la ideología como contenido necesario de la identidad de los partidos políticos, por encima de la forma en que después se comunica esa identidad. Pero advierte una "indefinición ideológica" en el PP que, a su jucio, es "una de las claves para explicar la caída de votos en las últimas Elecciones". Aguirre da un paso más y escoge un ejemplo muy concreto y personal para ilustrar la deriva del PP. El protagonista: Mariano Rajoy. Remite a la primavera de 2008, cuando Rajoy definió en un discurso en Elche al PP como "un partido popular, moderado, abierto e integrador y no un partido de doctrinarios", definición difusa e intencionadamente generalista para la exalcaldesa; a lo que el líder nacional añadió que "si alguien se quiere ir al partido liberal o al partido conservador, que se vaya".

Entonces, "si el PP no es un partido liberal ni es un partido conservador, ¿qué es?", se pregunta la actual portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid. "Esta pregunta, para mí, está abierta desde entonces y como creo que la respuesta no está clara, también creo que esa indefinición es otra de las causas del abandono de votantes", insiste, y achaca al presidente en funciones su propia confusión con respecto a la deriva del partido: "Desde aquel discurso de Elche, no sé bien a qué ideología responde el PP; aquellas palabras de Rajoy fueron para mí como si alguien me quitara el suelo de debajo de los pies".

Renovarse o morir

Aguirre defiende en el libro el trabajo hecho inmediatamente después al Congreso de Sevilla de 1990, cuando Aznar tomó las riendas del partido e impulsó FAES como 'think tank' del PP, encargado de definir la personalidad de la formación en base a "documentos programáticos" sobre "todo tipo de materias", que lo situaron en un lugar concreto del espectro político español, dominado entonces por el socialismo: "No diré que el PP se hubiera convertido en un partido liberal, pero sí que se había convertido en el más liberal de España", señala Aguirre, y defiende que fue ese posicionamiento lo que les llevó a ganar las elecciones de 1996.

Esa ingente e intensa labor de elaboración de proyectos programas no ha tenido, en mi opinión, la continuación necesaria en los últimos veinte años", critica Aguirre, y vuelve a poner de ejemplo el discurso de Rajoy en Elche para criticar que el PP no se ha renovado "ni en programas ni en dirigentes ni en imagen ni en discurso" y que algunas decisiones se han tomado siguiendo "la corriente dominante socialista" por una especie de "miedo" a "ser de derechas".

La estrategia del miedo: autocrítica

Aguirre analiza también la estrategia "del miedo" que ha utilizado el PP ante las nuevas formaciones políticas: tirar del "la otra opción es peor" en lugar de hacer propuestas y transmitir ideas. En este sentido, la exacaldesa entona el 'mea culpa' en su campaña para las municipales de mayo, en la que admite que utilizó también esta estrategia contra Podemos en el Ayuntamiento de Madrid, e invita a "aprender de los errores".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es