15 de diciembre de 2019, 10:10:20
Opinion

COSAS VEREDES


¿El harakiri de Évole?

María Cano


A Jordi Évole le han llovido las críticas por la entrevista emitida este domingo a Arnaldo Otegui en la Sexta. He leído innumerables tuits de reputados periodistas asegurando que es la gota que colma el vaso de su paciencia y que cambiaron de canal o no volverán a ver esa cadena jamás. Otros, le atacan de forma más personal, como Federico Jiménez Losantos, quien aseguraba este lunes que Évole había emitido una entrevista de limpiabotas.

No soy etarra ni sospechosa de serlo, creo, y como ciudadana y periodista me interesaba conocer más a fondo las opiniones de este individuo tan siniestro como astuto. Apología del terrorismo, dicen que hizo Otegui en la entrevista. Yo más bien opino que hizo el ridículo porque muchas de sus afirmaciones no se sostenían y el entrevistador tampoco dio tregua en ningún momento y manifestó su desagrado cuando lo consideró oportuno. Sólo sonreía Otegui, a ratos…

Que ellos no se consideran terroristas no va a sorprendernos ahora, ¿verdad? O que para ellos sus presos sean estrictamente políticos, o que se nieguen a condenar los asesinatos que ellos mismos han causado… No, no puede sorprendernos nada de esto porque es un discurso antiguo y punzante. Pero escucharlo en un tono calmado e incluso didáctico en un intento ridículo de defender lo indefendible le restó veracidad. De repente Otegui se me hizo chiquitito.

Dice este individuo que desde el punto de vista humano las muertes le removieron o remueven. Desde el punto de vista humano… Pero no las condena porque, según él, si no las condenaba entonces, con lo que arriesgaba al no hacerlo, ¿como podría condenarlas ahora? ¿En serio eso pretende ser un argumento sólido? ¿Esa es toda su defensa?

También patinó al amenazar a aquellos que presumen de que a pesar de tantas muertes, secuestros y dolor se haya acabado venciendo a Eta, a quien al final de poco ha servido tanta violencia. Pobrecitos, se van a sentir humillados y pueden reaccionar en consecuencia. Qué falta de tacto y de sensibilidad… Ahí están los colmillos, no se pierdan ese breve destello que se esconde tras la templada y domesticada sonrisa.

Y no puedo afirmarlo pero creo que cualquier experto en comunicación no verbal coincidiría en afirmar que mintió descaradamente al negar haber participado en algún secuestro.

Muy buen actor no es Arnaldo, y le pudimos ver también las orejas en múltiples ocasiones aunque abatidas por sus incongruencias y contradicciones. No me gustó escucharle decir la sarta de sandeces que soltó, no me gustó que comparase la desaparición de su madre por muerte natural con la de una víctima de la banda terrorista y así podría seguir hasta reflejar cada detalle en el que esta entrevista me reafirmó en mis convicciones. No entrevistar a Otegui no iba a hacer desaparecer por arte de magia ni los años de terror, ni los muertos, ni los defensores pasados, presentes y futuros de este conflicto. Ellos no necesitan una entrevista en la Sexta para convencer a nadie en su microcosmos y es harto improbable que lo hayan conseguido fuera de él. Quizá al resto nos haya servido para perderle un poco de respeto al ogro Golón, más aún después de escucharle elogiar a Zapatero… Buen trabajo, compañero.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es