22 de marzo de 2019, 15:04:12
Crónica Económica


Crónica económica: Rajoy hunde la libertad económica en España

José Carlos Rodríguez

Según el Índice de Libertad Económica de la Heritage Foundation. Por J.C.R.


La legislatura de Mariano Rajoy no ha servido para ampliar la libertad económica, sino todo lo contrario. La Heritage Foundation ha vuelto a elaborar su Índice de Libertad Económica, en cuya edición de 2016 España sale muy mal Hay una categoría, según los criterios de la Heritage Foundation, que es la de las economías libres. Son los que obtienen 80 puntos o más, y es una escueta relación de cinco economías. La primera vuelve a ser Hong Kong y la segunda Singapur. Les siguen Nueva Zelanda, Suíza y Australia.parada. El informe, que utiliza datos correspondientes al año anterior, muestra que España está en el puesto 43 del mundo.

Por otro lado, España ocupa un puesto mediocre dentro de Europa. Por encima de nosotros están economías como la de Chipre, que fue rescatada por la Unión Europea, pero que ha asumido un duro ajuste fiscal, que le ha permitido crear empleo a gran velocidad. Alguna economía procedente del bloque del Este, como Polonia o Letonia, u otras, como Noruega o Georgia, también nos superan. Portugal, sin embargo, está diez puestos por debajo de España en la lista europea.

No es ya la posición mediocre que ocupa nuestro país, sino el hecho de que vamos para atrás. El informe del año 2012 utilizaba datos de 2011 y, por tanto, se corresponde con el último de José Luis Rodríguez Zapatero en el poder. Entonces, España tenía 69,3 puntos sobre 100 y ocupaba el puesto 36 del mundo. El último informe indica que durante los años de Rajoy hemos caído siete puestos.

Lo mismo ocurrió con Rodríguez Zapatero: Pasamos de ser la 27ª economía más libre del mundo a la 36. De el último año de Aznar al último de Mariano Rajoy, nuestro país ha caído 16 puestos.

Hay una categoría, según los criterios de la Heritage Foundation, que es la de las economías libres. Son los que obtienen 80 puntos o más, y es una escueta relación de cinco economías. La primera vuelve a ser Hong Kong y la segunda Singapur. Les siguen Nueva Zelanda, Suíza y Australia.

Luego están las economías mayormente libres, que son las que superan el baremo de los 70 puntos. Entre ellas están las cinco siguientes a Australia, como son Canadá, Chile, Irlanda, Estonia y el Reino Unido. Los Estados Unidos ocupan el puesto 11, Alemania el 17 y Suecia el 26. La tercera categoría es la de las economías “moderadamente libres”, como la de España.

Resulta muy ilustrativo pasearse por las economías más reprimidas por el gobierno del mundo. La última de todas, como no puede ser menos, es Corea del Norte, con 2,3 puntos sobre 100 posibles. Por encima de ella están Cuba y Venezuela, dos símbolos del cambio político en España. Este último, a la vista del caos económico que se ha generado en el país tras varios años de socialismo del siglo XXI, se ha caído de los discursos de Podemos. Pero también hay otros países que han estado en los discursos de esta formación, y que ocupan puestos de relevancia en la represión económica, como Argentina (número 169 del mundo), o Ecuador (159). Irán ocupa el puesto 171.

El índice, que se publicó en febrero, ha sido presentado en España por el Think Tank Civismo. Su director, Diego Sánchez de la Cruz, y James Roberts, investigador de la Heritage Foundation, firman un artículo en el que hacen referencia a la situación de nuestro país. Consideran que “para conseguir un crecimiento económico sostenible, España necesita limitar el gasto público, reformar y aligerar su regulación y reducir los impuestos”.

De hecho, más allá de la situación de los distintos países, el informe estudia cuál es el papel de la libertad en distintos aspectos de la economía. Cruzando los datos del informe con otros procedentes del desempeño de las economías, obtiene resultados interesantes. Por ejemplo, los países más ricos, los que más oportunidades les dan a sus ciudadanos de conseguir sus fines, son también los más libres. También observa que “además de disfrutar de mayores niveles de prosperidad, los integrantes de las sociedades económicamente libres viven más tiempo. Tienen mejor salud. Son mejores custodios del medio ambiente e impulsan los logros del desarrollo humano en ciencia y tecnología mediante la innovación”.



El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es