14 de diciembre de 2019, 12:35:47
Mundo

TRAS EL ATAQUE TERRORISTA DEL 22 DE MARZO


El aeropuerto de Bruselas da "un gran paso" hacia la normalidad

Efe

Zaventem reabre parcialmente su vestíbulo de salidas 40 días después del 22-M.


El vestíbulo de salidas del aeropuerto internacional de Zaventem, donde el pasado 22 de marzo tuvo lugar un atentado terrorista, funciona desde este lunes al 80% de su capacidad, con 111 mostradores de registro de equipajes de 25 aerolíneas operativos.

Entre las compañías que ya operan desde la sala de salidas figuran Brussels Airlines o la española Vueling, mientras que 34 aerolíneas, incluidas Ryanair, Easyjet o Delta Airlines siguen operando desde la infraestructura temporal. El resto de los registros tiene lugar en los puntos provisionales construidos tras los ataques.

El aeropuerto de Bruselas destacó el logro de haber conseguido reabrir parte de los vestíbulos dañados solo 40 días después del atentado y precisó que espera que para finales de junio la reapertura sea total.


Medidas especiales de seguridad

Por otra parte, el control de seguridad antes de poder entrar en el recinto sigue en marcha, por lo que al interior del aeropuerto solo se puede acceder con tarjeta de embarque. Estos controles han derivado en colas de hasta una hora para entrar dentro de la terminal, donde la presencia militar aún continúa.

Por ello, el aeropuerto recomienda a los pasajeros llegar al menos tres horas antes de la salida de su vuelo, llevar el menor equipaje posible, respetar las reglas sobre líquidos y geles, facturar si es posible en línea en la página web de la aerolínea, imprimir antes el billete y mostrar los documentos de identidad a la entrada del aeródromo.

Dentro de la terminal de salidas se ha habilitado un muro en memoria de las víctimas en los que los viajeros han escrito mensajes de apoyo y recuerdo y también se han depositado flores.

"Es un gran paso en la vuelta a la normalidad de nuestras actividades aeroportuarias, lo cual dará un impulso a nuestra economía", declaró el consejero delegado de la compañía gestora del aeropuerto, Arnaud Feist, en el acto de apertura.

En esta línea se manifestó la patronal flamenca Voka, que en un comunicado destacó que la reapertura "es un paso importante para la recuperación emocional y económica" y que la señal de vuelta a la normalidad "es crucial en el extranjero para la confianza económica en Bélgica". El consejero delegado de Voka, Hans Maertens, recordó que el aeropuerto de Bruselas "es el segundo motor económico del país, generando casi 60.000 empleos".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es