17 de agosto de 2019, 15:03:18
Nacional

PLANTÓN DE VARIOS PRESIDENTES AUTONÓMICOS AL COMITÉ FEDERAL


Sánchez emula a Suárez con el "puedo prometer y prometo"

EL IMPARCIAL/Efe

Díaz avisa de que "al PSOE no le vale un segundo puesto para gobernar".


El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha evocado este sábado al expresidente del Gobierno Adolfo Suárez para prometer a los españoles "decencia, diálogo y dedicación" si los socialistas ganan las elecciones el próximo 26 de junio.

"Puedo prometer y prometo, decencia. Puedo prometer y prometo, diálogo. Puedo prometer y prometo, dedicación", ha proclamado Sánchez en el acto de presentación de su candidatura a la Moncloa celebrado en el pabellón Los Rosales de Móstoles (Madrid).

A Sánchez le ha introducido la presidenta andaluza, Susana Díaz, quien, después de meses de encontronazos y recelos, le ha garantizado la unidad en el PSOE, aunque le ha advertido de que para gobernar, no puede aspirar a ser segundo, como pasó el 20 de diciembre.

El acto, que se ha celebrado después de que el Comité Federal haya aprobado las listas, ha supuesto el pistoletazo de salida hacia el 26J, con el estreno del lema de campaña: "Un sí por el cambio".

Con el objetivo de recuperar el centro político y atraer el voto útil, además de reproducir el célebre "puedo prometer y prometo" que Suárez pronunció en 1977, Sánchez ha emplazado a los ciudadanos a que apuesten por un "sí por el cambio" frente a la campaña de las "siglas y las sillas" de la coalición de Podemos e IU.

Sánchez se ha mostrado convencido de que es posible el vuelco para evitar que España sea gobernada "por la pereza", en alusión al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y bloqueada "por la intransigencia de otros", dirigiéndose a Podemos.

Sin mencionar al líder de Podemos, Pablo Iglesias, el secretario general del PSOE ha recordado a los españoles que "va a haber unas cuantas papeletas que signifiquen no al cambio", en referencia a la postura de la formación morada de impedir su investidura el pasado mes de marzo.

Sánchez ha aclarado que el 26J no es "una repetición de elecciones, ni una segunda vuelta", sino unos nuevos comicios en los que ha reconocido que el PSOE necesita un mayor apoyo para gobernar.

Pese a que no lo logró tras el 20D, el líder del PSOE ha reiterado su voluntad a acordar con "todas las fuerzas del cambio" y a no pactar con el PP, al que ha recomendado regenerarse en la oposición.

En su papel de telonera, Susana Díaz ha aparcado los roces con Sánchez y se ha volcado con él para impulsarlo a la Moncloa y contar con la unidad del PSOE, al menos hasta el 26 de junio. "Es un magnífico candidato y va a ser un gran presidente del Gobierno", ha presagiado ante la sonrisa de Sánchez.

Pero a los elogios, Díaz ha dejado claro que el PSOE no puede pensar en conseguir la "medalla de plata" en las urnas y ha asegurado que para poder gobernar, es preciso ganar y no aspirar a quedar "segundo".

"Somos el PSOE. Si renunciamos a ganar, los ciudadanos no nos van a reconocer como el PSOE: un partido que ha cambiado España y ha cambiado su vida", ha avisado Díaz para remarcar la diferencia "entre los socialistas y los populistas".

Tras negar que el partido esté "débil", la presidenta de la Junta ha reconocido que el PSOE "le ha echado ganas, generosidad y muchas horas" para intentar gobernar y "sólo han faltado escaños". Más dura que Sánchez, Díaz ha arremetido contra Pablo Iglesias, "un líder de tácticas oscuras" al que "hay que enseñarle que todo no vale".

Plantón

El presidente de la Comunidad Valenciana y líder del PSPV-PSOE, Ximo Puig, y Eduardo Madina han sido los grandes ausentes del acto de proclamación de Pedro Sánchez como candidato a la Moncloa, que los socialistas han celebrado hoy para escenificar la unidad del partido con vistas a las elecciones.

Puig ha excusado su presencia alegando motivos de agenda, puesto que tiene previsto visitar en Valencia los expositores institucionales de la feria Primavera Educativa, junto a la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra.

No obstante, el presidente valenciano no ocultó ayer, viernes, su malestar por la decisión de la dirección federal de rechazar su propuesta de candidatura única para el Senado junto con Compromís y Podemos.

Puig tampoco asistió ayer a la reunión que Sánchez convocó en la sede de Ferraz con los barones territoriales para analizar la estrategia de campaña, a la que también faltó otra media docena de dirigentes.

Además de Puig, al Comité Federal y al acto posterior de proclamación, que se celebran en la localidad madrileña de Móstoles, tampoco asisten otros cuatro barones.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, no ha podido desplazarse a Móstoles, puesto que está supervisando las tareas de extinción del incendio ocurrido ayer en el depósito de neumáticos de Seseña (Toledo).

Tampoco asiste el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, quien tiene un compromiso familiar, mientras que el líder del PSC, Miquel Iceta, participa hoy en la reunión del Consejo Nacional de los socialistas catalanes.

La dirección federal ha quitado hierro a la ausencia de estos cuatro líderes territoriales al entender que sus agendas institucionales y orgánicas son en ocasiones incompatibles con los actos de partido, han apuntado a EFE fuentes de Ferraz.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es