18 de junio de 2021, 20:05:43
Cultura

FERIA DE SAN ISIDRO


Feria de San Isidro. David Mora imparte una lección magistral

Álvaro Ignacio Muñoz Cardona

Enorme el toreo impartido en esta tarde por David Mora, faena redonda, completa y rotunda. Urdiales apenas tuvo opciones y Roca Rey volvió a demostrar que ha venido a quedarse.


PLAZA DE TOROS DE LAS VENTAS

TOROS

6 toros de ALCURRUCÉN, origen Núñez. Vuelta al ruedo al tercero: Malagueño.

TOREROS:

DIEGO URDIALES (Berenjena y oro): Media estocada y descabello – Silencio-. Estocada – Silencio-.

DAVID MORA (Manzana y oro): Estocada – DOS OREJAS-. Estocada – Palmas-.

ROCA REY (Grana y oro): Estocada y descabello –Ovación-. Estocada – Palmas-.

INCIDENCIAS:

Feria de San Isidro. Tarde calurosa. Casi lleno.

Urdiales no pudo lucir a la verónica a un toro que en varas empujó empleándose y con fijeza y que en banderillas galopó y empujó. Urdiales empezó la faena por abajo para ahormar la embestida y ya en el tercio le recetó una tanda con la derecha con dos muletazos a cámara lenta y rematados con un trincherazo. El toro tenía buenas cualidades pero tendía a soltar cabezazos al terminar el muletazo, algo que se acentuaba por el pitón izquierdo. Por la derecha volvieron las palmas y volvió la emoción, los mejores muletazos eran siempre el segundo y el tercero, y luego el toro no consentía con la misma calidad. Aviso.

El segundo salió con pies, rematando en los burladeros y frenándose en el capote de David Mora. Luego le permitió torear a la verónica con un relajo que creció en el remate con la media. En el caballo hizo una pelea desigual que mejoró en el segundo encuentro y le dejó a David Mora hacer un quite y otro a Roca Rey por tafalleras en los medios que fue contestado (por David Mora) con otro quite por gaoneras sin moverse del sitio rematado con una brionesa que puso al público de pie. En banderillas hubo emoción. Brindó el torero al equipo médico y desde el tercio llamó al toro que estaba en las tablas e intentó un pase cambiado por la espalda recibiendo una voltereta en la que tuvo una brutal caída. Después estatuarios a pies juntos y naturales y trincherillas muy toreros que pusieron al público en pie de nuevo, ¡qué bello es el toreo! Los derechazos, encajados, rematados con otro mirando al tendido, ¡qué emocionante la bravura de un toro! Las tandas eran de muletazos largos, ligados, templados y crujían los tendidos. Con la izquierda el toreo era sublime, con ritmo, lentitud, empaque, torería y una emoción que ponía la embestida del alcurrucén, muy bueno el toro, que fue bravo hasta para entregarse en el momento final.

Roca Rey instrumentó verónicas a las descompuestas embestidas del segundo toro. En varas empujó con fijeza y derribó al picador, en el segundo puyazo mejoró el toro en las formas. En banderillas esperó y puso la cara arriba. El inicio de faena por abajo y luego figura vertical y mano firme. Tanda de derechazos en los medios. La embestida no tenía la emoción necesaria, ni por calidad ni por picante, y eso hacía que los derechazos no llegaran al tendido. Con la izquierda las embestidas eran bruscas y el torero estuvo a punto de ser volteado un par de veces. Sonaron las palmas y se palpaba la exigencia con el torero. Volvió al pitón derecho y demostró, una vez más, el valor que tiene este torero y la solvencia para poderle a los toros llevando ocho meses de alternativa. Manoletinas y uno cambiado por la espalda para cerrar la faena.

Las galopadas del cuarto fueron recogidas en el capote de Urdiales que le pudo dar dos verónicas en las que el toro tiró la cara arriba. Del caballo “salió de naja” sin querer saber nada, y mostrando trazas de ser un c… con pintas. En banderillas puso la cara en las nubes. En la muleta no quiso coles. Si “Malagueño”, el tercero, fue el modelo del toro bravo, este “Mañico” lo fue de manso y fue pitado al arrastre. La estocada fulminante.

El quinto no se dejó dar ni un capotazo. En varas fue “un pan sin sal” y sólo el quite de Roca Rey a la verónica puede citarse. Gran actuación de Angel Otero en banderillas. Brindó el toro a Vargas Llosa y flexionando la pierna contraria trató de sujetar las embestidas. Consiguió algunos derechazos buenos ante las esquivas arrancadas (no embestidas) del toro. La forma de salirse el toro del muletazo hacía al torero tenerse que colocar tras cada muletazo impidiendo ligar. Por la izquierda no hubo manera de sentir el natural, el toro a mitad del muletazo lanzaba la cara arriba. Lo preparó con torería para la suerte suprema.

El sexto se dañó al salir de un lance con el capote de Roca Rey. En varas apretó con la cara abajo y luego salió suelto. Las banderillas obligatorias. Brindó a Vargas Llosa y comenzó la faena con el pase cambiado por la espalda y muletazos con la figura vertical y los pies quietos. Con la derecha le dio pausa y distancia para aprovechar el viaje encastado del alcurrucén (algunos lo quisieron devolver) y el mando que es habitual. Tomó la muleta con la zocata y los naturales tuvieron importancia por la violencia que ponía el toro. Con la derecha volvió a dominar al toro, enorme firmeza la del peruano y ¡cómo arranca muletazos a los toros! Aviso.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es