12 de diciembre de 2019, 6:10:18
Cultura

FERIA DE SAN ISIDRO


Feria de San Isidro. El ganado de Parladé: muchos kilos y pocas “veces”

Álvaro Ignacio Muñoz Cardona

Los toros de Parladé, enormes y pesados, apenas embistieron diez veces cada uno, muy poco. Seria actuación de Padilla muy respetado por el público. Fandiño tuvo su reencuentro con Las Ventas. Garrido quiso agradar.


PLAZA DE TOROS DE LAS VENTAS

TOROS

6 toros de PARLADÉ de origen Domecq. Parados, se aplaudió al quinto.

TOREROS:

PADILLA (Grana y oro): Estocada –Ovación-. Estocada –Ovación-.

FANDIÑO (Verde bandera y oro): Pinchazo, estocada y descabello –Silencio-. Estocada –Ovación-.

GARRIDO (Corinto y oro): Pinchazos y descabellos –Silencio-. Pinchazos –Silencio-

INCIDENCIAS:

Feria de San Isidro. Tarde calurosa. 4/5 de plaza.

Padilla se iba a la puerta de chiqueros, fiel a su historia, y recibió a un toro que una vez fijado le dejó estirarse a la verónica. En varas se arrancó andando y después sacudió la cabeza. El propio Padilla protagonizó el tercio de banderillas con tres pares, en el primero el toro esperó mucho y en el primer par fue volteado, el segundo para al sesgo bien resuelto y el tercero al violín. Con la muleta, y tras brindar al público, comenzó con una tanda reposada, animando la embestida con la voz y rematando los estatuarios con un natural. En el tercio le provocó una tanda de derechazos que el animal tomó a regañadientes. Luego se puso con la izquierda pitón por el que el toro era más pronto pero tambpoco se entregaba y no había manera de conectar con el tendido. Inteligencia por parte del torero y respeto por parte del público que incluso aplaudió el interés del torero por agradar y adornar unas tandas que no llegaban. Bien el torero jerezano.

Fandiño paró a su toro sin estirarse y a la salida de un lance el animal dio una voltereta. En el peto cabeceó la silla de montar y luego en el quite se acostó ante el capote de Garrido. En banderillas el toro siguió en la tónica: rebrincando, esperando y protestón. Se quedó solo el torero vasco con el toro y se lo pasó por ambos pitones. Lo intentó por la derecha, al animal humillaba pero tiraba un gañafón en la segunda parte del muletazo. No era el toro que necesita Fandiño. Al natural no eran fáciles las embestidas y el torero pudo sacarle dos naturales largos tomándolo cerca y volviendo al tornillazo cada vez que el animal se veía podido. Imposible. Aviso.

Garrido recibió al tercero con dos verónicas “a lo Ordóñez” y luego se salió al tercio con la “patalante” y ciñéndose las embestidas. En el peto: nada bueno. Garrido le hizo un quite por chicuelinas rematadas con una media. En banderillas nada que destacar. El torero extremeño brindó al público y lo probó por ambos pitones, al bajarle la mano el toro dobló las manos. Lo sacó a los medios y muleta a la izquierda directamente, buen intento por parte del extremeño pero cada muletazo era intrascendente, mucha sosería en el deambular del parladé. Bien el torero en sus intenciones pero poca transmisión. Aviso.

El cuarto era para Padilla que lo saludó genuflexo, y le sacó dos verónicas aplaudidas. En el caballo el toro empujó abajo y al salir del segundo encuentro Fandiño le realizó un quite por gaoneras muy ceñidas. En banderillas, de nuevo el propio torero, demostró poderío y el toro buen tranco; tres pares muy aplaudidos, reunidos y de gran factura. La faena de muleta la inició de rodillas y luego se fue a los medios para iniciar el toreo por derechazos llevando muy embebida y larga la embestida del toro, que le faltaba humillar. El animal se paró muy pronto y no repetía impidiendo que el trasteo cogiera ritmo y vuelo. Al natural también lo intentó Padilla, pero no había emoción. Aún así le pidieron la oreja.

“Jarrito” era el quinto, y salió a saludarlo Fandiño con seis verónicas y una media muy arropadas por el público. Con el picador se cumplió y Garrido le hizo un quite de frente por detrás llevando muy toreada la embestida. La primera tanda por la derecha conectó con el público, así como la siguiente. Le dio distancia y pausa a las tandas y de esa manera seguir conectando. La pega que el toro perdía las manos de cuando en cuando. Con la zurda salieron naturales largos pero al animal le molestaba verse podido y deslucía los muletazos. El toro tuvo poca duración y acabó con el lucimiento. Bien el torero de Orduña que se quedó muy pronto sin toro.

Y salió el sexto al que Garrido dibujó la verónica ciñéndose las embestidas y ganándole pasos. Con el varilarguero hizo una pelea pronta y derecha aunque con poca humillación. El quite por verónicas mecidas del torero. En banderillas brilló Antonio Chacón. Con la muleta Garrido esperó la primer arrancada en el tercio y allí aprovechó cuatro arrancadas del toro en las que el animal galopó llegando a los tendidos. En las tandas de derechazos la quietud del torero, ciñéndose las embestidas y aprovechando la inercia del toro. Por la izquierda el toro protestó más y no tenía tanta inercia. Volvió a la derecha y se adornó en un desplante. Intentó otra tanda con la izquierda pero el toro se iba parando y acortando el recorrido. Bernadinas para acabar que fueron pitadas.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es