13 de noviembre de 2019, 3:09:50
Cultura

FERIA DE SAN ISIDRO


Feria de San Isidro. López Simón y Manzanares descerrajan la puerta grande

Álvaro Ignacio Muñoz Cardona

Enorme tarde en la que Castella pudo haber obtenido mejor precio de haber estado más acertado en la suerte suprema. Manzanares sinfónico con el quinto y López Simón obtuvo las dos orejas del tercero. El ganado, con matices, estuvo a la altura de una cita importante y fue la cara de una moneda que ayer tuvo la cruz, pero así es esta Fiesta.


PLAZA DE TOROS DE LAS VENTAS

TOROS

4 toros de Victoriano del Río (1º,3º,4º y 5º) y 2 de Toros de Cortés (2º y 6º).

TOREROS:

CASTELLA (Rioja y oro): Estocada y descabello
–Silencio-. Pinchazo y estocada –Ovación-.

MANZANARES (Grana y oro): Estocada –Silencio- . Estocada -2 OREJAS-.

LOPEZ SIMÓN (Noche y oro): Estocada –2 OREJAS-. Estocada –Ovación-.

INCIDENCIAS:

Corrida Extraordinaria de Beneficencia. Lleno. D. Juan Carlos I en el palco real.

Saludó Castella al primero a la verónica, mejor por el pitón izquierdo, el toro repitió y fue pronto en centrarse con el torero. Se le dio el primer puyazo muy trasero y hubo de rectificarse (lo que viene siendo un “dosenuno”), sin adornos fue la segunda vez al peto donde no se empleó y a la postre un quite por chicuelinas y una media con revolera. En banderillas seis palos, eso es todo. Brindis a SM. La faena comenzó con estatuarios rematados con un natural y dos de pecho. Con la muleta en la derecha el toro no permitió bajarle la mano, pero llevándolo a media altura conectó con el público. El torero le daba tiempo entre tanda y tanda para continuar con la derecha y bajarle la mano poco a poco, aplaudido y con adornos del desdén. Con la izquierda también pudo conectar con el público con un toro que fue a más. Volvió a la mano derecha para acercar las distancias y clausurar la faena con circulares y el de pecho. Faena larga y por ello recibió un aviso.

Manzanares tardó en centrar la embestida del segundo pero le pudo recetar dos verónicas y una media que no significaron nada para el público. En el picador el toro empujó con un pitón, salió suelto, fue mimado y trató de escabullirse del segundo encuentro. Chicuelinas ajustadas regalo de López Simón. En banderillas esta vez: cuatro palos. Brindis a SM. Se dobló con el toro para iniciar la faena luego por el pitón izquierdo, los muletazos salieron enganchados en parte por la poca clase del toro, en parte por desánimo del torero. Volvió a ponerse por el pitón derecho y siguieron los enganchones y los cabezazos en unas embestidas insulsas, cortas y descompuestas. Nada de emoción ni transmisión. El torero lo intentó. Buena ejecución de la suerte suprema.

El tercero saltaba al ruedo para acudir al capote de López Simón no sin antes corretear un buen rato por el ruedo venteño. En los medios le obsequió con verónicas aplaudidas. En el picador salió repuchado cual alma que lleva el diablo. Las banderillas resultaron avivadoras. Brindis a SM. Comenzó con estatuarios con el toro huidizo y luego logró sujetarlo en los medios para torear con la derecha, aprovechando el largo viaje del toro que le permitía tandas de cinco y seis muletazos. Derechazos impecables y los obligados de pecho. Otra tanda desmayada y encajado en los riñones provocó el crujir de los tendidos. Una capeina y otra tanda de derechazos templados y entregados. Con la izquierda ligó ocho o diez muletazos cerrados con trincherillas. Otra tanda de derechazos ligando cinco muletazos y otro de pecho que pusieron la plaza en un olé. Ayudados por alto y estocada en la que resultó prendido.

Para recibir al cuarto, Castella lo recibió con verónicas a pies juntos. Uno más que salió suelto del peto. En banderillas lo habitual. Brindis al público. Comenzó quieto como un palo esperando al toro y se lo pasó por delante y por detrás. Le dio distancia con la muleta en la mano izquierda en los mismos medios y le bajó la mano tirando de él con firmeza y temple. Con la izquierda mostró los mismos argumentos, si bien le exigieron más colocación que en al del capítulo anterior. Bien Castella al natural. Otra buena tanda de derechazos obligando al toro a desplazarse. Un circular y otro pase por detrás para pegarse un arrimón y sacarle otro natural y el de pecho. Manoletinas como colofón y otra tanda por ambos pitones para cerrar al toro. Aviso.

Llegábamos al quinto y Manzanares arrancaba los olés toreando a la verónica muy despacio y con una media al ralentí. En el caballo metió los riñones y trató de romanear, Manzanares le hizo un quite por chicuelinas a pies juntos de mano baja (alicantinas), mimado en el segundo encuentro. En banderillas aplausos. Brindó al público para dar distancia al toro y lo sacó con mucha torería a las afueras, especialmente en dos trincherazos y uno de pecho. Le ofreció la muleta con la derecha dando pausa obligado por el viento, el tercer muletazo, el molinete y el de pecho sensacionales. Por el pitón izquierdo largura al natural, suavidad y gusto. Enorme la siguiente tanda de naturales: lentos y cadenciosos. Otra tanda de naturales con pausa y ajuste el adorno del molinete invertido y el de pecho ligados jaleadísimos. Un cambio de mano aplaudidísimo y la plaza enardecida. Faena completísima de Manzanares. Estocada recibiendo. Se le pidió el rabo. Y gran ovación para Dalia, el toro, hay quien dice que cuando pesan mucho no embisten…..y parece que, como en otras cosas, el tamaño no es lo más importante.

Y llegaba el turno del sexto, y López Simón se fue a recibirlo a la puerta de chiqueros para una larga cambiada de rodillas.El toro en los percales y caballo mostraba codicia y trasmisión. El de Cortés es noble pero el final del tranco es brusco y le hace incómodo a lo que se suma que embiste con la cara un poco suelta pero es un toro que trasmite. La firmeza de López Simón con la muleta hacen pasar al toro en la distancia corta pero el toro quería distancia. El torero está motivado y los muletazos llevan entrega aunque tienen que ser de uno en uno y cruzándose como exigen. El pitón del toro es el derecho, vuelve con la muleta a esa mano tras haber interpretado el natural con embestidas más cortas, el pero es que la faena se ha alargado mucho, mejor López Simón por el derecho, con más ligazón y a base de aguantar y soportar las ya acortadas embestidas le arranca los muletazos.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es