24 de agosto de 2019, 6:31:04
Cultura

"OPTIMISMO" ENTRE LOS EDITORES EN EL ECUADOR DE LA CITA MADRILEÑA


La Feria del Libro toma El Retiro y recupera el optimismo

EL IMPARCIAL

Las buenas temperaturas han animado a los amantes de los libros a disfrutar de la celebración anual por excelencia de la cultura y la imaginación.


La Feria del Libro ha recuperado su estampa tradicional este fin de semana. Las buenas temperaturas han animado a los lectores a lanzarse a la caza de los títulos más cotizados o de esas joyas que sólo se encuentran en la cita literaria anual por excelencia. Después de un fin de semana inaugural “atípico”, por las tormentas y la celebración de la final de la Liga de Campeones el pasado sábado, los editores afrontan con “optimismo” la segunda mitad de la Feria, que seguirá en marcha en el madrileño Parque del Retiro hasta el próximo domingo, 12 de junio, para celebrar la fiesta de la literatura.

Así lo ha asegurado en una entrevista con EL IMPARCIAL el director de la Feria del Libro de Madrid, Teodoro Sacristán, que explica cómo “varios factores hicieron que fuera un arranque raro, sobre todo frente al del año pasado que fue muy espectacular”. Sacristán, que “vive” estos días en El Retiro, constata no obstante, que la afluencia ya empezó a recuperarse el domingo y que “incluso los días de diario” ha habido gratas sorpresas de asistencia. Por fin, este fin de semana, el hormigueo de gente que ha visitado las 367 casetas de la feria ha devuelto el esplendor al evento literario, que vive de la efervescencia cultural del negro sobre blanco.

“Lo que más pesa cuando hablas con los editores es el buen ánimo que hay, sobre todo frente al último trimestre que hemos tenido, que ha sido desastroso”, cuenta Sacristán. Porque la Feria del Libro supone para editoriales y librerías un balón de oxígeno en un sector que, dice el director, “sigue funcionando con picos de fechas”. Según señala, la caída este año entre dos de los momentos clave en el año, el Día del Libro y la feria, “ha sido bárbara”, e insiste en que estos “saltos no son buenos en absoluto” para la industria literaria.

En este contexto, indica Sacristán, “la Feria siempre suma, independientemente de las comparativas con años anteriores”. La perspectiva es, en todo caso, buena. En 2015, el impacto de la Feria en el sector editorial fue un 6,1 por ciento mayor que en 2014, más de un punto por encima del incremento que también experimento de 2013 a 2014 (5 por ciento). “Esperamos que esta tendencia al alza continúe este año”, adelanta el director. “Vemos la percepción y la ilusión que tienen los expositores tras el agobio de estos últimos meses, y celebramos que el público esté acudiendo como lo está haciendo; cierto que el sábado pasado no fue tan bueno como lo que se esperaba y que tendrá un inevitable impacto en las ventas, pero aún así esperamos superar las del año pasado”.

La literatura exige y fomenta la imaginación, y este año la Feria ha querido resaltar ese potencial creativo eligiendo como lema una cita de la novela El lado frío de la almohada, de Belén Giopegui: “Porque no se imagina en el aire. Porque imaginar tiene que ver con hacer, con poder hacer”. Puestos a imaginar, ¿qué le gustaría a Sacristán contar el lunes 13 de junio sobre esta última edición de la Feria del Libro de Madrid? “Me gustaría, evidentemente, decir que hemos subido en ventas, pero sobre todo que este público que ha pasado por aquí, ha encontrado libros, los que quería y os que no sabía que estaban”.

La novela y el libro infantil siguen en la cima

Una edición más, el género por excelencia sigue siendo la novela, según Sacristán, que señala también al libro infantil-juvenil como fijo en los primeros puestos de ventas. De hecho, son los lectores más jóvenes los que siguen abarrotando las actividades paralelas de la Feria en los pabellones infantiles, con los cuentacuentos a la cabeza de las preferencias de los más pequeños.

De hecho, aunque escritoras como Julia Navarro, Matilde Asensi o Almudena Grandes puedan presumir de tener muchos lectores esperando a una dedicatoria para sus novelas bajo el sol, son los autores de literatura juvenil los que cosechan más devotos en sus largas filas.



Autores como Javier Ruescas y Francesc Miralles que reunieron el sábado a una interminable fila de jóvenes con Latidos, su última novela escrita con los mensajes de texto que sus dos protagonistas, una chica de 16 y un chico de 17, intercambian en dos redes sociales desde una punta a otra del mundo. Blue Jeans con Algo tan sencillo como darte un beso o Algo tan sencillo como twitear te quiero, o el youtuber Auron Play, con un libro en el que comenta "los peores post" de internet; o Alice Kellen y Laia Soler, con 33 razones para verte, son otros de los autores juveniles que triunfan en El Retiro.

El director de la feria destaca también el éxito de la exposición ‘Cervantes con b’, en una edición que coincide con el IV Centenario de la muerte del autor de El Quijote, convertido en protagonista de muchas de las actividades y conferencias de estos días.

Con Francia como país invitado, en la 75 edición de la Feria del Libro de Madrid están gozando de una gran visibilidad las novedades de Jöel Dicker, Pierre Lemaitre, Murakami, Vargas Llosa, Almudena Grandes, Rafael Chirbes, John Irving o Elsa Ferrante, entre otros. Aunque, la cita de la capital también se ha convertido de nuevo en una oportunidad para recuperar nuevas ediciones de aquellos títulos canónicos o que ya no están entre los anaqueles de las librerías.

Novela gráfica, libros de gastronomía, ilustrados, cuentos, poesía, novela, teatro, ensayos y libros de pensamiento se dan la mano hasta el día 12 con los libros escritos por rostros populares y televisivos, que siguen firmando ejemplares compartiendo casetas con los escritores de toda la vida.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es