22 de noviembre de 2019, 11:23:48
Opinion

POR LIBRE


El “sorpasso”, la baza de Rajoy para gobernar

Joaquín Vila


Al final, va a resultar que Rajoy tiene más vidas que un gato. Cuando ya nadie daba un duro por él, cuando se había convertido en un apestado para negociar acuerdos, cuando hasta en su partido ya se le buscaba sustituto, de pronto, emerge como el candidato con más posibilidades de ser investido presidente del Gobierno.

Las encuestas de este domingo confirman que los resultados del 26J serán parecidos a los del 20D: el PP sube y volverá a ganar, aunque muy lejos de la mayoría absoluta, el PSOE retrocederá, Ciudadanos se mantendrá y lo que parece inevitable, se producirá el “sorpasso” de Podemos. O lo que es lo mismo, al partido socialista solo le quedará el papel de bisagra.

Y ahí puede estar la clave y ésa puede ser la oportunidad de Rajoy para gobernar. Pues si, en efecto, el PSOE quedara en tercer lugar, Pedro Sánchez ya no podría organizar sainetes de investidura; pero los socialistas tendrían la llave para dejar que gobierne el PP con Ciudadanos o apoyar a Podemos y su caterva de indignados, proetarras, independistas y okupas.

En ese escenario, Pedro Sánchez tendrá que hacer las maletas e irse a su casa antes de que le echen a puntapiés en la misma noche electoral. Y, quien le sustituya, da igual quién, nunca apoyaría un gobierno presidido por Pablo Iglesias, pues hasta el más despistado sabe que ése sería el fin del partido.

Albert Rivera, entonces, se verá obligado a tragarse todos los sapos, taparse la nariz y apoyar al PP antes que dejar que gobierne Pablo Iglesias. Y, así, al más puro estilo Rajoy, sin mover un solo dedo, el presidente en funciones volvería a serlo de facto. Los socialistas berrearán acusando a Podemos de hacer la pinza con el PP. Pero la pinza se la ha hecho solito Pedro Sánchez, el peor secretario general que ha tenido el PSOE, que ha convertido al siniestro Zapatero en todo un estadista y que llevará a su partido a un rincón del Parlamento y, quién sabe, si a su entierro.

Y, así, como dice el proverbio zen, “plácidamente sentado sin hacer nada, llega la primavera y crece la hierba”. O lo que es lo mismo: llega el 26J, y Rajoy, sin hacer nada, seguirá en La Moncloa. Eso sí, plácidamente sentado.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es