8 de diciembre de 2019, 0:00:37
Sociedad

CRÓNICA RELIGIOSA


Crónica religiosa. Un cura, 800 euros

Rafael Ortega

La Conferencia Episcopal Española presenta su Memoria de Actividades anual.


Nueve millones de contribuyentes marcaron la casilla de la Iglesia en su declaración de la renta del 2014, lo que permitió que la Institución recibiera 250,3 millones de euros, lo que ha supuesto el 23 por ciento de la financiación total de las diócesis españolas.

Por primera vez, la Conferencia Episcopal Española ha encargado un estudio sobre el impacto económico que tienen las celebraciones religiosas. Durante un año, se oficiaron en nuestro país nueve millones y medio de Eucaristías en las más de 23.000 parroquias, 244.252 Primeras Comuniones, 240.282 Bautizos, 52.495 Bodas y 23,624 Unción de los Enfermos. Todas estas actividades han generado 5.000 millones de euros a nuestra economía, es decir, el 0,47 del PIB, con 62.382 empleos.

Ahora, cuando muchos ponen en duda la actividad caritativa y asistencial de la Iglesia, el informe recoge que casi 4.800.000 personas fueron asistidas en 9.062 centros, mientras que la actividad educativa se desarrolló en otros 2.600 centros, con casi millón y medio de alumnos lo que ha supuesto al Estado un ahorro de 2.692 millones de euros.

Una lección para todos aquellos que ahora quieren acabar con toda esta labor, incluso con los 800 euros que gana un cura al mes.

También en esta semana ha habido importantes declaraciones del Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Don Ricardo Blázquez, que en la COPE ha reconocido que “estamos en momento crucial” en el terreno político y espera de la sociedad española “un gran sentido de la responsabilidad”. El cardenal Blázquez ha recordado a los futuros gobernantes que nuestra Constitución contempla la libertad religiosa y “no debemos salirnos de esa órbita de convivencia”, porque, ha insistido, “estamos en una encrucijada de nuestra historia”.

Y nuevo nombramiento pues el Papa ha elegido al arzobispo de Madrid, Don Carlos Osoro, para estar al frente de del nuevo “ordinariato para los católicos orientales en España”. La Santa Sede erige esta figura eclesiástica al considerar que la presencia de estos fieles se ha generalizado a nivel nacional, con el fin de mejorar su atención religiosa y pastoral.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es