22 de septiembre de 2021, 12:48:18
Editorial


La lacra de los ayuntamientos de Podemos



Uno de los puntos de referencia que menos gusta a Podemos es el de los resultados electorales de las ciudades donde gobiernan: Madrid, Barcelona, Valencia, La Coruña, Cádiz o Zaragoza. En todas ellas desciende ostensiblemente en contraposición con el PP; que sube igualmente en todas. El batacazo es muy apreciable en Madrid, donde las excentricidades del equipo de Manuela Carmena son paradigmáticas de lo que no debe ser una administración municipal.

Pablo Iglesias se ha referido muchas veces a ellos como “los ayuntamientos del cambio”. Y la frase ha acabado volviéndose en su contra: realmente, el cambio a peor que han experimentado estas ciudades ha sido determinante para que el electorado huya en masa del populismo. En otros sentidos puede haber habido “voto del miedo”; aquí, en cambio, ha primado el “voto de la evidencia”.

Sectarismo, incompetencia, nepotismo, suciedad y ocurrencias a cual peor son el triste balance de los ayuntamientos antisistema. En Barcelona, de hecho, se ha llegado al extremo de apoyar a los radicales que han destrozado Gracia en detrimento de Guardia Urbana y Mossos; algo, por lo demás, de todo punto impresentable. En realidad, Podemos ha utilizado el escaparate de las grandes ciudades para exhibirse, y la sociedad ha tomado buena nota, obrando en consecuencia.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es