17 de octubre de 2019, 23:18:35
Nacional

SI C'S DICE SÍ, BASTARÁN UN MÁXIMO DE 13 ABSTENCIONES SOCIALISTAS


El PSOE rechaza la gran coalición pero medita dejar gobernar al PP

Hayda Ramos

Un gran pacto con Ferraz sigue siendo la opción preferida por Mariano Rajoy.


Mariano Rajoy ha abierto este jueves una primera ronda de contactos con los líderes políticos para sondear la posibilidad de llegar a un acuerdo que permita la formación de Gobierno.

En esta primera fase, el presidente del PP espera poder conocer el ánimo de sus interlocutores para llegar a un entendimiento que permita el diseño de un nuevo Ejecutivo.

El primero en hablar con Mariano Rajoy ha sido Fernando Clavijo, presidente autonómico y líder de Coalición Canaria (CC). Tras esta primera toma de contacto, ambos han quedado en volver a hablar.

Rajoy empieza la ronda con Coalición Canaria

No obstante, y aunque no ha trascendido el contenido de la conversación telefónica, que ha durado un minuto, horas antes Ana Oramas, portavoz de CC en el Congreso de los Diputados, adelantaba que "habrá Gobierno del PP en coalición con Ciudadanos y con apoyos puntuales del PNV y de nosotros".

Sí se sabe que el próximo martes llegarán a Madrid representantes de Coalición Canaria, que se reunirán con el propio Rajoy para buscar un acuerdo de investidura: lo harán, según Oramas, sin intención de firmar "un contrato de adhesión" y reclamando "políticas de Estado" para Canarias. La diputada también se ha referido a la reforma laboral, la ley de educación y los sistemas de pensiones o financiación autonómica.

El líder del PP tiene previsto completar esta primera ronda de contactos en cuestión de horas. En aras de lograr "la mayor celeridad posible", algo que Rajoy considera "lo más razonable", el popular aboga por que todos los actores sean "rápidos, diligentes y constructivos". Si ve una "buena disposición", el PP pondrá en marcha una comisión negociadora.

Después del 26J, la intención del presidente del Gobierno en funciones es la misma que se planteó tras el 20D: formar una gran coalición con el PSOE a la que podría sumarse Ciudadanos.

Una oferta que divide a los socialistas: Pedro Sánchez y algunos de sus más cercanos, como Antonio Hernando o César Luena, se oponen, mientras ciertos barones, Guillermo Fernández Vara entre ellos, abogan por permitir al PP gobernar.

"No me apetece nada que Rajoy siga gobernando este país, entre otras cosas, porque creo que ha hecho bastante daño, pero obviamente a partir de ahí, los electores han dicho lo que han dicho y tú no puedes evitar que en España haya un gobierno", ha explicado este jueves el presidente extremeño. Unas palabras que venían a reafirmar una postura que ya dejó nítida el lunes, en plena resaca electoral.

Si Ferraz tiene la llave de Moncloa, la gobernabilidad de Rajoy no pasa únicamente por un : al PP le bastaría con la abstención del PSOE. Una posición que defiende Fernández Vara, que contempla "una mínima abstención a última hora" de los socialistas. Es decir, facilitar que haya más síes que noes en el segundo debate de investidura al que se sometiera el candidato popular.

Si apoya C's, bastan un máximo de 13 abstenciones del PSOE

Para eso llegaría con que no todos los diputados del PSOE acudieran a esa votación: si Ciudadanos dice sí, y aun votando todos los demás grupos en contra, serían suficientes 13 abstenciones socialistas. Ese es el escenario más adverso posible. Pero el número podría reducirse si Rajoy logra la abstención de PNV (5) o Coalición Canaria (1).

Una aritmética que no descarta el PP, aunque Rajoy no oculta desde la misma noche electoral que su preferencia es una gran coalición con el PSOE, esto es, un Ejecutivo "con amplia base parlamentaria para cuatro años", que dé "seguridad, certidumbre y confianza" en un momento en el que España afronta retos importantes, como la cuestión catalana, la gestión del Brexit o la consolidación de la recuperación económica.

Si no logra la gran coalición, Rajoy optará por gobernar en minoría. Todo sea por dejar atrás la etapa en funciones, aprobar los Presupuestos Generales del año próximo y evitar unas terceras elecciones, un "disparate" según el líder del PP y en lo único en lo que parecen estar de acuerdo todos los partidos tras el 26J.

De momento, Ciudadanos parece relajar su postura: este mismo jueves, Juan Carlos Girauta ha dicho que "primero hay que hablar de contenidos y luego los nombres" al tiempo que ha pedido evitar "bloquear" las negociaciones. Así las cosas, el partido naranja abre la puerta a un Gobierno del PP que podría estar sujeto a una cuestión de confianza.

También este jueves se ha pronunciado José Manuel Villegas: "Rivera le va a reiterar lo que ya hemos dicho; que si hay nuevos equipos y renovación, estamos dispuestos a comprometernos e incluso a entrar en un Gobierno si hay un acuerdo con nuestras propuestas", ha dicho el vicesecretario general de C's, que ha añadido que si no se producen esos cambios, su partido hará una oposición "constructiva".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es