23 de octubre de 2019, 2:42:43
Nacional

EL COMITÉ FEDERAL DEL SÁBADO, PREVISIBLEMENTE, DIRÁ 'NO' A RAJOY


PSOE y C's estudian abstenerse y permitir un gobierno en minoría

Hayda Ramos

A última hora, ambos reconsiderarían su postura negativa.


“No es no”. Pero el no del PSOE al PP tras el 26J será menos rotundo que el que siguió al 20D. Cada vez más lejos de la gran coalición que deseaba para darle “estabilidad” a España, Mariano Rajoy contempla ahora un Gobierno en minoría con la abstención de los socialistas y de Ciudadanos.

Los números, mejores que los que arrojaron las urnas en diciembre, hacen que esta vez el presidente del PP se muestre “optimista pero realista” y con “ánimo de saber que hay cosas que para que otros se puedan abstener tiene que ponerlas sobre la mesa”. Y eso está dispuesto a hacer, así como “asumir el riesgo de la investidura”, según palpó este martes José Miguel Barragán, secretario general de Coalición Canaria, formación con la que el PP ha dado por iniciada la ronda de entrevistas en busca de la investidura.

Pero de inicio el PP escuchará no. El Comité Federal del PSOE del próximo sábado, previsiblemente, aprobará dar “un no rotundo” a Mariano Rajoy, al menos, en la primera votación a la que se someta el candidato popular. Después, ese no podría cambiar. Todo sea por evitar unas terceras elecciones, un riesgo que el PSOE no quiere asumir tras haber empeorado en junio un suelo que ya había marcado mínimos históricos en diciembre.

Hay otro matiz que modifica el escenario con respecto a diciembre. Los 137 escaños del PP suponen 52 más que los 85 del PSOE, una diferencia que hace que importantes pesos pesados socialistas, como Susana Díaz, digan que “los ciudadanos han mandado al PSOE a la oposición”.

Una abstención mínima del PSOE puede ser suficiente

Así las cosas, “los socialistas madrileños hacemos muchas cosas, pero aventurar el futuro lo tenemos de momento un poco complicado”, expuso este martes Sara Hernández, secretaria general del PSOE de Madrid, una de las primeras en verse con Pedro Sánchez en su ronda de contactos con los líderes territoriales antes del Comité Federal del próximo sábado.

Mientras dicen no a Rajoy, el PSOE insta al PP a “trabajar para encontrar apoyos suficientes para su investidura entre las fuerzas políticas afines a su ideología”. Una aritmética en la que entra Ciudadanos, que, más allá de su rechazo al candidato del PP, es partidario de “no bloquear”, primero las negociaciones y después las instituciones, y dar “estabilidad” a España: “Sea como sea tiene que acabar habiendo acuerdo”, defendió hace unos días su portavoz Juan Carlos Girauta.

Después de más de medio año en funciones, el calendario que maneja Rajoy contempla un Gobierno funcionando a pleno rendimiento a finales de julio o principios de agosto. Antes aceptará el encargo del Rey y acudirá, esta vez sí, al Congreso de los Diputados.

Una vez allí, y cuando la única alternativa a su investidura sea la disolución de las Cortes y convocatoria de unas terceras elecciones (“un disparate”, según Rajoy; “un horror”, según C's), espera la reconsideración del PSOE y su cambio de postura, ya sea con una abstención total o parcial para facilitar la gobernabilidad, opción que gana enteros y que previsiblemente vendría precedida por la celebración de un nuevo Comité Federal socialista.

Si en ese punto Ciudadanos hubiera dicho sí a Rajoy, bastarían un máximo de 13 abstenciones del PSOE. Un extremo que se rebajaría si Rajoy lograra el sí o la abstención de PNV (5) o Coalición Canaria (1).

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es