28 de septiembre de 2021, 1:28:13
Nacional

PARTIDARIOS DE DEJAR GOBERNAR AL PP LO SEGUIRÁN INTENTANDO


El "no" del PSOE a Rajoy supondría unas terceras elecciones

Hayda Ramos

El Comité Federal no esconde las tres corrientes existentes.


Si el PSOE (85 escaños) vota no en el debate de investidura al que se someterá Mariano Rajoy, España se verá abocada a unas terceras elecciones, puesto que Pedro Sánchez descarta intentar formar Ejecutivo con Unidos Podemos (71) y las fuerzas independentistas (ERC 9; CDC 8; EH Bildu 2). Una ecuación en la que, además, sería imprescindible la suma de Ciudadanos, que si algo ha dejado claro en los últimos meses, es que “nunca” apoyará un Gobierno con partidos que no defienden, entre otras medidas, la unidad del país.

En el mejor escenario posible para sus intereses, Mariano Rajoy (137) podría lograr el apoyo de los de Albert Rivera (32), Coalición Canaria (1) y, con mucha dificultad, la abstención del PNV (5). Y aun en ese caso, el PP seguiría necesitando el respaldo de los diputados que le separan de los 175 noes que se escucharían en el Congreso más uno, el que le daría la mayoría. Dicho de otra manera: si todos acuden a votar, y todos votan en contra, Rajoy nunca saldrá investido.

A partir de la primera votación (que Rajoy pretende que se celebre en la última semana de julio), la Constitución contempla un plazo de dos meses para que un candidato reúna la confianza del Congreso y salga elegido presidente. Si nadie lo logra, el Rey tiene que firmar el decreto de disolución de las Cortes y convocar elecciones.

Una cita con las urnas que, de acuerdo con el calendario actual, podría producirse a finales de noviembre. Un escenario que quiere evitar el PSOE, que cuenta los dos últimos comicios generales (20D y 26J) por debacles. De ahí que haya sectores socialistas que vayan a insistir en la necesidad y conveniencia de apostar por la abstención mínima necesaria para que haya un Gobierno del PP en minoría.

Sánchez insiste en el "no" a Rajoy

Pedro Sánchez insiste en su “no” a Mariano Rajoy: “De las tres opciones, abstención, voto a favor o voto en contra, los socialistas votaremos en contra”, es la sentencia que ha pronunciado este sábado ante el Comité Federal del PSOE.

El secretario general no hablaba en público desde la noche electoral, así que la reunión había levantado una gran expectación: por un lado, esos trece días de silencio, en los que, por otro, sí se habían pronunciado los dirigentes de más peso en el partido, desde secretarios y presidentes autonómicos hasta Felipe González.

No solo eso, sino que, además, lo habían hecho hasta en tres direcciones diferentes: no rotundo ante una posible investidura de Rajoy; la abstención necesaria para facilitar un Gobierno del PP en minoría (y, de paso, desbloquear la situación y evitar unas terceras elecciones); o dejar que Rajoy se estrelle para que Ferraz intente formar Ejecutivo.

Ahora Pedro Sánchez opta por el “no” y va más allá: “Somos y seremos la oposición, pero somos mucho más que eso, somos la alternativa. Esa es la clave y por eso votaremos en contra de Rajoy”. Y de ahí, “del sí del PSOE a ser alternativa”, dice Sánchez, “se derivan los siguientes noes: no a la gran coalición, no a apoyar desde fuera un Gobierno del PP y no a apoyar la investidura de Mariano Rajoy”.


El PSOE, dividido ante caminos diferentes

Este Comité Federal, marcado por las declaraciones de numerosos dirigentes socialistas en los días previos, también ha puesto de manifiesto las diferentes corrientes de opinión que existen en un partido que tiene que definir si facilita o no un Gobierno del PP en minoría. El no es unánime, pero no suena igual de rotundo dependiendo de quién lo pronuncie.

Guillermo Fernández-Vara considera que tiene que haber Ejecutivo “cuanto antes”: “No descarto nada, sólo descarto unas terceras elecciones”, ha dicho este sábado. En su opinión, es momento de que el PSOE vaya a la oposición y Rajoy “dé el paso al frente, cuanto antes mejor”, teniendo en cuenta que España está sumergida en un “debate ficticio”.

De opinión similar es Javier Lambán, en cuya opinión el PSOE debe “desentenderse absolutamente” de formar Gobierno y “preocuparse exclusivamente de reconstruirse como partido”.

También suaviza su no Idoia Mendia. Para la secretaria general de los socialistas vascos, hay que ser “leales y coherentes” con los votantes y, por ello, el PSOE no puede facilitar “ni por activa ni por pasiva” un Gobierno del PP: “Es su momento” y hay que “tener fe en su capacidad de acuerdo”. Eso sí, no descarta un Comité Federal que pueda marcar un cambio de postura en fechas cercanas: “Lo que haya en el futuro no lo sabe nadie”.

Una segunda vía, propuesta por Francina Armengol y secundada, entre otros, por Miquel Iceta y José Antonio Pérez Tapias, es la de que Pedro Sánchez pase a “defender una candidatura alternativa”. Es decir, apuestan por “explorar todas las posibilidades y fuerzas”, “ver cuáles son las opciones” y “tomar las decisiones”: “Puedo asegurar que el PSOE va a promover el cambio en España y el cambio no pasa por Mariano Rajoy”, ha dicho un tajante Iceta.

Una propuesta que tiene la oposición absoluta de Susana Díaz: “Esos debates que se han abierto de que podemos formar Gobierno pueden convertirse en una pesadilla”: “Quien tiene que darle un Gobierno a España" es el PP, a quien los socialistas no pueden respaldar “ni por activa ni por pasiva”, ha añadido.

Mientras tanto, con opiniones divididas, y ante el peor resultado electoral de su historia, Eduardo Madina ha vuelto a pedir, aprovechando la reunión del Comité Federal, una “reflexión seria” sobre los malos resultados: “No es que estemos mal por el nuevo escenario, sino que el nuevo escenario es porque el PSOE está mal”.

Información relacionada: El PSOE, partido en tres por la investidura de Rajoy

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es