26 de septiembre de 2021, 6:23:06
Nacional

SE REÚNEN EN EL CONGRESO PARA HABLAR DE UNA POSIBLE INVESTIDURA


La reunión de Rajoy con Rivera marca el futuro del Gobierno

Hayda Ramos

A pesar de que Rivera ha suavizado su postura, Villegas ha dicho este lunes que C's no facilitará la investidura de Rajoy "ni por activa ni por pasiva".


Descartada la gran coalición, la opción manifiestamente preferida por Mariano Rajoy, llega la hora de Ciudadanos. Su líder, Albert Rivera, se reúne este martes con el presidente del PP, que busca una investidura que dé a España, no solo “un Gobierno a la mayor celeridad posible”, sino también “un Gobierno que pueda gobernar”.

Para ello, Rajoy está decidido a acudir al debate de investidura y someterse a las votaciones. Incluso aunque no hubiera logrado el respaldo suficiente del Congreso en las negociaciones que mantiene desde hace días con todos los grupos políticos con representación parlamentaria excepto EH Bildu. Entiende el presidente en funciones que si esta vez fracasa, la evidencia mostrará al PSOE como responsable de unas terceras elecciones por mantener su “no”.

No obstante, si el PSOE sigue insistiendo en el “no” pronunciado por Pedro Sánchez en la reunión del Comité Federal del pasado sábado, las opciones del PP pasan por un Ejecutivo en minoría. Pero, aún así, siempre sería necesaria una abstención mínima entre los socialistas, que sería mayor o menor en función de los apoyos que recabase Génova.

Entre el veto, los cambios y la regeneración

De inicio la reunión que este martes mantendrán Rivera y Rajoy estará precedida por los sucesivos noes que el primero anunció al segundo durante la campaña para el 26J. Unas negativas que fueron tildadas como veto, aunque el presidente de C’s casi siempre quiso huir de esa etiqueta.

Tras los resultados arrojados por las urnas, y ante la amenaza de un bloqueo institucional de consecuencias imprevisibles, Rivera ha optado por suavizar su postura en los últimos días: sigue pidiendo “regeneración y cambios”, pero también “estabilidad”. Es decir, C’s estaría dispuesto a que el PP pudiera gobernar en minoría y poner en marcha medidas urgentes, como los Presupuestos Generales del Estado para 2017 o dar respuesta al compromiso de déficit con la UE, sin olvidar los desafíos comunitarios surgidos a raíz del Brexit.

Precisamente, este domingo el propio dirigente naranja aseguraba que C’s “nunca será un obstáculo” para la investidura de Rajoy: “Nuestro electorado quiere regeneración y cambio, pero también estabilidad”. Y ante el no socialista, apelaba a la responsabilidad: “El PSOE tiene una decisión que no puede aplazar: si quiere que se ponga en marcha la legislatura y liderar la oposición desde la izquierda o que se bloquee el país e ir a unas terceras elecciones”.

Unos días antes, el jueves, respondía así a la prensa: “No hay veto a Rajoy, ya lo hemos dicho, nunca lo ha habido”. Y ante la insistencia de los periodistas, zanjaba: “No me líen, que no me he liado, mantenemos lo que hemos dicho toda la campaña”.

“Hay dos planes posibles: un Gobierno con un amplio consenso parlamentario, que pueda ejecutar las reformas y que tenga el apoyo suficiente para reformar incluso la Constitución; un Gobierno con los escaños de PP, PSOE y Ciudadanos. O un Gobierno en minoría del partido que ha ganado las elecciones intentando sacar adelante una legislatura con acuerdos con los partidos de la oposición. No hay tercer escenario”, explicaba ese día el presidente de la formación que nació en Cataluña.

“Si hay una mayoría excepcional, una mesa a tres, un Gobierno de más de 250 escaños, estamos dispuestos a sentarnos en la mesa y hablar. Pero tiene que ser un Gobierno de renovación y de consenso”, añadía un Rivera para quien la alternativa es “estar en una oposición responsable”.

Arrimadas anuncia una "mesa a tres" y Villegas vuelve al "ni por activa ni por pasiva" a Rajoy

No solo Albert Rivera. Juan Carlos Girauta ha dicho que “primero hay que hablar de contenidos y luego los nombres”. José Manuel Villegas también ha dejado entrever por dónde pueden ir las negociaciones naranjas: “Si hay nuevos equipos y renovación, estamos dispuestos a comprometernos e incluso a entrar en un Gobierno si hay un acuerdo con nuestras propuestas”.

En el actual escenario, parece que C’s sería proclive a dar su apoyo a un Gobierno del PP y facilitar la investidura de Rajoy. Un Ejecutivo que, además, terminaría con más de doscientos días de Gobierno en funciones y que mataría el fantasma de unos terceros comicios, “un disparate” y “broma de mal gusto” según Rajoy y “un horror” según Rivera.

Horas antes de la reunión de este martes era Inés Arrimadas la que adelantaba que su partido pedirá al presidente en funciones que plantee una “mesa de negociación a tres” con PP, PSOE y C’s para hablar de reformas y estabilidad, al tiempo que insistirá en la necesidad de entenderse “por el bien de España” y en pedir “limpieza y regeneración”.

También este lunes ha vuelto a hablar Villegas. En declaraciones en el Congreso, el vicesecretario general de Ciudadanos ha regresado a la postura inicial, aquella que aboga por no facilitar la investidura de Rajoy “ni por activa ni por pasiva”: apoyar al PP pasa, según él, por "regeneración democrática y nuevos políticos que lleven a cabo las reformas".

“Si se nos plantea una renovación, estaríamos dispuestos a involucrarnos, a apoyar con un e incluso a participar en un Gobierno. Si no hay renovación de políticas y de equipos, estaremos en la oposición intentando colaborar con el Ejecutivo que salga para sacar adelante temas fundamentales”, ha explicado, también este lunes, en Al rojo vivo (La Sexta). En su opinión, además, el PP “tendrá que llegar a un acuerdo con el PSOE”: “Si no, no se desbloqueará la situación”.

"¿Quién es el guapo que dice no?"

Así las cosas, habrá que esperar a la reunión, y la valoración que hagan unos y otros, para saber si encajan las piezas del puzle que conforman PP (137), Ciudadanos (32) y Coalición Canaria (1). Si fuera así, Rajoy contaría en el Congreso con el apoyo de 170 escaños.

“Alguien tendrá que ceder para que la investidura sea posible”, es el diagnóstico que hace Guillermo Fernández Vara, uno de los barones socialistas que apuestan, desde la misma noche electoral por una abstención del PSOE.

Pero los socialistas, como han demostrado, están abiertamente divididos en tres posturas: el no rotundo al PP; una abstención mínima que facilite un Ejecutivo y evite unas terceras elecciones; o que, estrellado Rajoy, Sánchez vuelva a intentarlo.

A pesar del no del secretario general, la opción de la abstención mínima (únicamente los parlamentarios necesarios) es la que toma más cuerpo y podría materializarse en función de cómo avancen las negociaciones. Por ahí apunta, precisamente, Fernández Vara: “Si Rajoy cuenta con 170 diputados, ¿quién es el guapo que dice no?”, se ha preguntado. Esos 170 escaños resultan de la suma de Partido Popular, Ciudadanos y Coalición Canaria.

Un dato más que apunta en esa dirección: al contrario que en diciembre, el Comité Federal de este sábado terminó sin resolución escrita, algo que se ha interpretado como una puerta abierta a la revisión... y el cambio. Pero el turno de Sánchez con Rajoy es el miércoles. Este martes le toca a Rivera, que a las puertas del 26J apostaba por “ser útiles y no importantes”: “No me importan tanto los escaños, sino cómo los vamos a usar”.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es