28 de septiembre de 2021, 9:00:53
Nacional

ANA PASTOR, ELEGIDA PRESIDENTA DEL CONGRESO CON EL RESPALDO DEL PP Y DE C'S


Rajoy no consigue el "sí" de Rivera, pese al pacto de la Mesa del Congreso

Hayda Ramos

C's mantendrá la abstención y le pasa la pelota al PSOE.


Ciudadanos se queda en su “plan B”, al menos, de momento. Mariano Rajoy no ha logrado el de los de Albert Rivera para su posible debate de investidura, aunque los naranjas abogan por “desbloquear España”, en ese caso, con una abstención en la segunda votación. Donde sí hay acuerdo es para la Mesa del Congreso: el PP cede a C’s dos de sus sillas, lo que ha cristalizado, finalmente, en el nombramiento, este martes, de Ana Pastor como presidenta del Congreso.

En el nuevo escenario político español, ni Rajoy ni Rivera ocultaron nunca su preferencia de Gobierno: una gran coalición entre los tres partidos constitucionalistas en la que trabajaran juntos PP, PSOE y C’s. No ha podido ser, y no será: ante el insistente no de los socialistas, el popular y el naranja trabajan desde hace días en el “plan B”: “Un Gobierno en minoría del partido que ha ganado las elecciones”, es decir, un Ejecutivo de Rajoy en minoría. Para ayudar en su investidura, Rivera ha anunciado la abstención de su formación en la segunda votación a la que se someta el candidato de Génova.

Pero los 137 síes del PP y las 32 abstenciones de Ciudadanos son insuficientes para que fructifique el proceso. La decisión naranja, además de ayudar a “desbloquear la situación y que España se ponga en marcha”, busca “una reflexión” de Pedro Sánchez para evitar unas terceras elecciones que serían “malas para España”, según ha reconocido el propio Albert Rivera.

Esa reflexión habría de traducirse en un cambio de postura del secretario general socialista, que, desde la misma noche del 26J, escucha a destacados miembros de su partido abogar por una abstención, aunque sea mínima, para salir de una situación en la que la única alternativa es que España vuelva a las urnas a finales de noviembre, por tercera vez en menos de un año. Además de la incertidumbre y los problemas que genera estar tanto tiempo en funciones, el PSOE tiene muy presente que en junio cayó aún más su suelo electoral, que ya en diciembre había marcado mínimos históricos.

De la abstención de C's a la "reflexión" de Sánchez

Volviendo a la abstención naranja, Rivera defiende que C’s se ha visto en la “tesitura” de escoger entre “lo malo y lo menos malo”: “Nuestros votantes nos piden ser un partido de cambio, renovador y responsable”, explicó tras su primera reunión pública con Rajoy tras el 26J.

Una responsabilidad que traslada a la bancada socialista en el Congreso: “Quiero que los partidos de la oposición seamos responsables para ver cómo sacamos adelante este país. La opción de unas terceras elecciones no es una opción. Y la opción de bloquear España no es una opción”. Una idea en la que este mismo lunes, día en que se conocía el acuerdo PP-C’s para la Mesa del Congreso, ahondaba Miguel Ángel Gutiérrez: los viejos partidos “tienen la posibilidad de no bloquear el país”, por lo tanto, “les pedimos responsabilidad, sobre todo al PSOE, que es quien tiene que tomar una posición”, exponía el diputado naranja.

También este lunes, y también a colación de dicho acuerdo, José Manuel Villegas insistía en la idea de que una alianza no conlleva necesariamente otra: C’s, dijo, “no entrará en ninguna negociación” con el PP sobre la investidura. El vicesecretario general de Ciudadanos añadía que, tras el “gesto” de abstenerse en la segunda votación, ahora “les toca a otros” hacerlo para desbloquear la legislatura.

Un “gesto” que horas antes Rivera había calificado de “pasito” complicado para “poner España en marcha”, aunque descartaba seguir caminando en esa dirección: “Sin regeneración no hay pactos posibles”, un proyecto de cambio “es el único posible”.

Así las cosas, Ciudadanos vio cambio en la elección de Ana Pastor como candidata a la Presidencia del Congreso. Y por eso la hasta ahora ministra de Fomento ha contado con el naranja para ser desde este martes la tercera autoridad del Estado. Logrado ese reto, Rajoy sigue hablando y negociando con unos y con otros, buscando, sobre todo, el de Rivera y la abstención de Sánchez: “No es el PP el que tiene urgencia en gobernar, es España la que necesita urgentemente un Gobierno”, subrayaba este lunes ante la Junta Directiva Nacional del PP, donde confirmó que está dispuesto a gobernar en solitario si es necesario.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es