17 de octubre de 2019, 20:20:44
Editorial


El temor a la deuda



Los datos de deuda pública española recogen un nivel superior al producto interior bruto en nueve décimas, y nos retrotrae al nivel alcanzado hace más de un siglo. Desde 1909 hemos pasado por varios enfrentamientos en África, la Gran Depresión, una durísima guerra civil, una posguerra marcada por el aislamiento y la cerrazón autárquica, y por la implantación de un nuevo sistema político, con la democracia. En ninguno de esos episodios hemos alcanzado un endeudamiento como el actual.

Bien es cierto que España ha sufrido muy profundamente esta crisis económica, mucho más que la de los años 30. Pero también lo es que no tiene sentido que en un país que se ha olvidado de lo que es la guerra y que tiene unas instituciones sólidas y paz social se haya caído tan profundamente en la trampa de la deuda.

Hay dos cambios de modeloeconómico que contribuyen a que se haya llegado a esasituación. Por un lado, el desarrollo del Estado de Bienestar. Por otro, el Estado de lasAutonomías. Ambos han contribuido a que crezcan el papel del Estado y el gastopúblico. Pero por sí solos no explican este aumento de la deuda. Hay,también, unacuestión puramenteideológica. Losespañoles permiten a los sucesivos gobiernos asumir un nivel creciente de deuda, porque no tienen el temor quedeberían albergar hacia ella. En laspróximasdécadas podremos comprobar el pesado lastre que hemos asumido en unos pocosaños.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es